Tener 92 años y lanzarse en paracaídas no es algo que pueda hacer cualquier persona. Pero para el argentino Carlos Beltrán (92) es más que una proeza ya que realizó su salto número 1.251 de su longeva vida.

"Es difícil entender que un hombre de mi edad siga haciendo esto", confesó el osado abuelo en una entrevista de radio trasandina.

Beltrán recordó que su primer salto lo hizo "el 13 de junio de 1944 cuando tenía 24 años" tras sumarse a la primera división de paracaidistas que creó el Ejército Argentino.

Sin embargo, esta vez, el nonagenario saltó acompañado de un instructor y prometió volver a lanzarse cuando cumpla 100 años, según recoge rt.com

Veremos si como dice él, la vida saludable que lleva lo acompaña para cumplir con su palabra y realizar su salto 1.252.