Conmoción ha causado en el Cusco el hallazgo de una momia de 50 centímetros de altura, cabeza cónica, grandes cavidades oculares y dientes con características no humanas.

El autor del descubrimiento, el antropólogo Renato Dávila Riquelme, está convencido de que la momia, que actualmente se exhibe en el museo Ritos Andinos, ubicado en el distrito de Andahuaylillas, en el Cusco, Perú, pertenece a un ser alienígena.

“La cabeza es triangular y tremena, es más, la cabeza es casi del tamaño del cuerpo y pensábamos que era un niño, pero médicos españoles y rusos han venido y nos han confirmado que efectivamente es un ser extraterrestre”, señaló a la cadena peruana RPP.

Riquelme aseguró que no conoce a ningún grupo étnico en la Tierra que tenga características físicas similares a la de la criatura encontrada y que su delgada estructura ósea no permite especular que se trate de un enano o un humano con graves deformaciones físicas.

“Con la apreciación superficial que hicieron del cuerpo dos médicos españoles y uno ruso en Andahuaylillas, ahora nos atrevemos a dar esta noticia que va a llamar la atención de la comunidad científica”, concluyó el antropólogo.