Como animales omnívoros que somos, podemos correr el riesgo de consumir ciertos platos que podrían llevarnos a la muerte. Aquí, algunos ejemplos de ellos.