Un grupo de estudiantes de la Universidad de Lincoln, en Inglaterra, está investigando una pieza encontrada en el Museo de Arte de Buxton en Derbyshire por su parecido con una sirena.

Se cree que la especie, que podría ser una sirena momificada, llegó al museo desde el Lejano Oriente a mediados del siglo XIX.

La estudiante de conservación y restauración a cargo de la investigación, Anita Hollinshead, precisó que el cabello de la momia es humano. "Gran cantidad de este tipo de sirenas procedía de Japón y fueron elaboradas por pescadores, quienes complementaban sus ingresos con la venta de sirenas falsas”, señaló la redescubridora de la insólita reliquia. Es por eso que se están realizando las pericias pertinentes para corroborar la naturaleza del especímen.