Una joven de 17 años de la provincia de Fujian (sureste de China) ha recibido un trasplante completo de cara, después de que el nuevo rostro se le hubiera implantado en el pecho durante unos meses para que creciera. La muchacha, Xu Jianmei, residente en una pequeña aldea de pescadores, quedó gravemente desfigurada en un incendio cuando tenía cinco años, en el que perdió los párpados, la barbilla y parte de la oreja derecha, informa hoy la agencia oficial china, Xinhua.

La niña no recibió tratamiento durante los primeros años debido a la falta de medios económicos de sus padres. El año pasado, los médicos propusieron crearle un nuevo rostro a partir de tejido extraído de la pierna y que se implantaría para que creciera en el pecho de la menor.

"Primero le extrajimos tejido de la pierna y se lo implantamos en el pecho. Entonces le insertamos un extensor de piel bajo el tejido cutáneo donde se implantó el de la pierna, de tal manera que pudiera expandirse y producir la piel suficiente para la cara nueva", declaró el cirujano que llevó a cabo la operación, Jiang Chenghong.

La última fase de la operación quirúrgica se completó el lunes, cuando se trasplantó con éxito el nuevo rostro a Xu. Los médicos calculan que las heridas causadas por la operación sanarán a lo largo de las próximas semanas. "Con su nueva cara, podrá expresarse de manera más precisa. Incluso podrá sonrojarse cuando se emocione", aseguró Jiang, quien no obstante, advirtió de que llegar a ese punto "puede llevar mucho tiempo".

El trasplante de cara a Xu se produce después de que en septiembre se revelara que otro ciudadano de Fujian, un varón, había recibido una nariz nueva que le creció durante meses en la frente. En este caso, la nueva nariz del paciente se formó a partir de tejido que se le extrajo de las costillas. Este tipo de trasplantes son aún relativamente inéditos y sólo se han llevado a cabo diez de ellos en China hasta el momento.