¿Por qué crees que apareció tanto en los medios y se habló tanto de este 21 de diciembre y el fin del mundo?
-Por alguna extraña razón el ser humano tiene una vocación de enganchar con lo terrible, por ejemplo pasa lento en el auto para observar un accidente...

Entonces, ¿en qué quedó lo de la profecía maya?
-Yendo a la raíz, en ninguna parte dice que se va a acabar el mundo… esto es una excusa para celebrar un cambio de era.

Pero tú fuiste uno de los que inicio la conversación sobre el fin del calendario maya...
-Porque había que hacerse cargo de estos temas para explicarlos, pero en otros medios hubo distorsión de ellos y mezclaron las teorías, pero la idea siempre fue que la gente se ocupe y no que se preocupe.

Mucha gente compró productos de superviviencia por este tema, ¿qué opinas de esto?
-Es algo que debiese instaurarse en nuestra cultura porque  siempre que hay eventos catástróficos  nos pilla con los pantalones abajo. Hay crear una cultura preventiva, pero no caer en exceso ni atrincherarse y comprar miles de litros de agua, porque es ridículo frente a algo que nunca va a llegar, como es el fin del mundo.

O sea que tú no crees en el fin del mundo...
-Nadie sabe cuándo será el fin del mundo o quizá sí, cuando deje de funcionar el Sol y eso es en unos 5 mil o 7 mil millones de años, según los expertos. Yo no creo en el fin del mundo, nunca creí en el fin del mundo, si fuera así estaría este 21 de diciembre con mi familia y, por el contrario, no voy a estar en mi casa, me voy a animar a San Antonio como una demostración de esto.

En conclusión, ¿cómo crees que actuaron los medios y en particular la televisión chilena sobre el tema del supuesto fin del mundo?
-Lo que pasa es que acá hubo mucha distorsión de la información. Esto se trata de cómo llega el mensaje, y aquí hay un tendencia, tragicómica diría yo, para quedarse con las peores versiones.
Estos temas siempre hay que tocarlos con responsabilidad. Nosotros además tocamos temas de ovnis y de fantasmas porque fascinan, pero hay que hacerlo con respeto y preocupación.

Es decir, que ustedes siempre actuaron con esa lógica...
-Siempre nuestro discurso es presentar el tema, pero nosotros siempre ponemos la nota de esperanza. Otros, en tanto, como no entienden los temas que abordan, venden más el miedo.