Científicos de la NASA descubrieron que la nieve que cae en el polo sur de Marte no está hecha de agua, sino de dióxido de carbono congelado, conocido como hielo seco.

Se requiere temperaturas menores del nivel de congelación del agua para producirse el hielo seco, es decir, menos de 125 grados Celsius.
 
Según la CNN, esta información que se publicará en el Journal de Geophysical Research anuncia la primera evidencia de copos de nieve de dióxido de carbono que caen en nuestro sistema solar.
 
La Órbita de Reconocimiento de Marte proporcionó la información y recordó a los científicos que “aunque algunas partes de Marte puedan lucir como la Tierra, el ‘planeta rojo’ es muy diferente”, según afirmó NASA en su página web.
 
Paul Hayne, autor del reporte y miembro de la NASA, señaló que hay evidencias solidas que demuestran que las nubes de Marte están compuestas de dióxido de carbono; diferente de las nubes de la Tierra, compuestas por agua en diferentes estados.
 
Aunque el descubrimiento se dé en el marco de la llegada del Curiosity a Marte, los datos de Hayne provienen de observaciones hechas en el polo sur de Marte en el invierno de 2006 y 2007.
 
El robot, que desde el 6 de agosto comenzó la exploración del planeta durante dos años, tiene la tarea de determinar si existen las condiciones necesarias para habitar Marte. Para esto debe encontrar tres ingredientes: un solvente (agua), estructura (compuestos de carbón) y energía.