Las preocupaciones y el estrés, provocan que el dolor de espalda y las contracturas musculares sean cada vez más frecuentes, sobre todo con la intensidad del mundo laboral de nuestros días. A eso se le suma un interés por mejorar nuestra condición física y tonificar nuestro cuerpo. Necesidad que se incrementa a medida que el verano se acerca. Por ello, para vernos y sentirnos mejor, existe una disciplina que cada vez tiene más adeptos en Chile y el mundo: el Pilates. 

El método fue desarrollado en el siglo XX por el alemán Joseph Pilates y nos ofrece un efectivo y seguro sistema de entrenamiento, que combina fuerza muscular, control mental, respiración y relajación. Además, según los expertos, es capaz de otorgarnos "innumerables beneficios".

“Lograr una figura estilizada y tonificada, aumentar la flexibilidad y la masa muscular, no sentir dolores musculares, bajar el nivel de estrés, prevenir lesiones y mejorar la coordinación y concentración, son sólo algunos de los avances que obtendrás en corto plazo con esta práctica”, asegura Patricia Villarroel, profesora de educación física de la Universidad de Chile, certificada internacionalmente en Stott Pilates y dueña del gimnasio Patpilates

Villarroel agregó que cualquier persona puede realizarlo, independiente de su sexo,  edad y condición física, y que no existen mayores contraindicaciones en su práctica, por lo que se ha posicionado como una de las favoritas de los chilenos a la hora de optar por un plan de mejoramiento físico.

Según los resultados de la Encuesta Nacional de Hábitos de Actividad Física y Deportes 2012, desarrollada por la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la U. de Concepción, los talleres de Pilates, Yoga y Taichi se distinguen por ser la tercera categoría deportiva más demandada por las mujeres chilenas.

Este acondicionamiento, dice la experta, "invita a poner en sincronía nuestro cuerpo y mente, sin discriminar a ningún tipo de cliente".

“Pilates e s excelente para personas de la tercera edad, pues los ayuda a retardar los procesos naturales del envejecimiento, a mejorar su salud sexual y a paliar dolores. También es capaz de ayudar a aminorar los síntomas de enfermedades hasta hoy sin cura, como son el Parkinson y la Esclerosis Múltiple, enfermedad que alberga a alrededor de 2500 pacientes en nuestro país”, afirma Patricia Villarroel. 

Aunque Villarroel advierte que para que los resultados de esta práctica sean los esperados, debe realizarse en centros especializados y con profesionales certificados, ya que de lo contrario, se pueden provocar graves lesiones en nuestras articulaciones.