¿Son de los que se meten todo a la boca?

Estas personas son la prueba de que debemos tener cuidado con las cosas que introducimos a nuestro cuerpo. Desde unas tijeras, hasta una planta de guisantes son las cosas que los médicos encontraron olvidadas dentro de sus organismos.

Aunque cada caso es distinto, es un hecho, que nuestro organismo es capaz de guardar objetos de diferentes materiales sin ocasionar problema alguno.

A continuación les presentamos los 5 casos de personas que “olvidaron” objetos dentro de su cuerpo.

El tenedor de una década

Lee Gardner se tragó un tenedor de plástico por accidente cuando era más joven. Los médicos le dijeron que el desechable sería expulsado de su organismo y por ello nunca se preocupo de este utensilio de comida. Hasta el día en que llegó al quirófano por vomitar sangre y sentir constantes calambres en el estomago.

Los médicos extrajeron un tenedor que se había clavado en el estomago produciendo una ulcera, desde hace 10 años.

Un par de tijeras extraviadas

Un hombre en Bélgica comenzó a sentir fuertes y constantes dolores de estomago. Cuando asistió al medico los expertos le realizaron una radiografía, en la que encontraron dos tijeras quirúrgicas dentro de su organismo.

Al parecer el hombre había tenido una cirugía anteriormente y fue ahí donde se quedaron las tijeras olvidadas.

Tijeras en el vientre de una madre

Un caso similar se presentó en Argentina. Después de una cesárea para traer al mundo a su segundo hijo, Clara Nicolasa Ávila comenzó a sentir molestias dentro de su vientre. Cuando asistió al hospital, los médicos recomendaron una radiografía por un supuesto cálculo de riñón.

Sin embargo, las imágenes revelaron que Clara tenía unas tijeras dentro de su organismo. Este acto de negligencia llevó a Nicolasa a levantar una demanda contra los médicos que perdieron sus tijeras en su vientre.

Las llaves de la libertad

Mientras hacían el traslado del preso uruguayo Ramón Eduardo Mendez Fialho, la maquina que escanea a los que ingresan detectó un objeto extraño en el estomago del individuo.

Al realizar las radiografías las autoridades descubrieron que el hombre se trago las llaves de las esposas que tenía en las manos. Su plan era expulsarlas para después usarlas a su favor.

El guisante perdido

El jubilado de Massachusetts Ron Sveden, asistió al medico porque tenia problemas para respirar. Los doctores sospechaban de un posible cáncer; sin embargo, todas las pruebas daban negativo. Hasta que una reveló que el hombre tenía una planta de guisantes germinando en su pulmón.

Al parecer uno de los guisantes que comió, tiempo atrás, “cayó” en el pulmón en vez de en el tubo digestivo y así la planta literalmente echó raíces dentro de Sveden.