La cadena multinacional Starbucks indicó que dejará de usar el colorante rosa para su famoso frapuccino, el cual es a base de extracto de cochinilla disecada. 

El polémico ingrediente se utiliza para dar el tono rosado al frapuccino de fresa y plátano, así como a los pasteles de este color, según publica ABC.es

El uso de este insecto está muy extendido como colorante alimentario. No obstante, de momento han dicho que reemplazarán la problemática cochinilla por un pigmento vegetal que se extrae del tomate y que también colorea muy bien los batidos de fresa.