Una tortuga de dos cabezas y cinco patas está destinada a morir pronto. Y es que pese a que puede moverse con soltura, no puede “meterse” en su caparazón.

La tortuga pertenece a Roman Gresak, quien presentó al animal en la ciudad eslovaca de Zilina, y es capaz de mover todas sus extremidades en forma independientemente.