Un estudio estadounidense afirmó que llevar una dieta saludable rica en frutas y verduras, podría ser más perjudicial para el medio ambiente que consumir un poco de carne.

Según las investigación que llevó a cabo la Universidad Carnegie Mellon, la lechuga sería “más de tres veces peor en las emisiones de gases de efecto invernadero que comer tocino”. Esto fue descubierto, después de analizar el impacto por caloría de distintos alimentos en término de cuánta energía consumen, el uso de agua y las emisiones que provocan.

Esto no dejaría de ser polémico, pues este estudio iría en contra de las recientes llamadas a los seres humanos para dejar de comer carne y frenar el cambió climático. 

¡Pero ojo! en este caso, los investigadores no están en contra de que la gente disminuya su consumo de carne o el hecho de que el ganado contribuye en grandes proporciones a las emisiones globales (Hasta un 51% según ciertos estudios). Si no, que afirman que luego de que las personas comieran solo los alimentos “más saludables”, el impacto de una persona sobre el medio ambiente habría aumentado.

Berenjenas, Apio y Pepinos serían algunos de los alimentos que serían particularmente malos para el medio ambiente versus carnes de Cerdo o Pollo, según afirman los expertos de la universidad donde este "controversial" estudio fue realizado.

PUB/MC