Expertos y "estancamiento" de matrícula en educación superior: “Es una oportunidad para la calidad”

Por primera vez en Chile se generó una baja en la matrícula en Ues, CFT e IP y se prevé que se mantenga una cifra estable.

Por Sandra Quevedo

Este 2017 se evidenció una baja de 0,6% en la matrícula total de los estudiantes de pregrado de la educación superior, situación histórica para el país, ya que desde que existe registro, siempre había ido en aumento la cantidad de alumnos que ingresaban a Universidades, Centros de Formación Técnica (CFT) e Institutos Profesionales (IP).

De acuerdo a los datos entregados por el Consejo Nacional de Educación (Cned), del 2016 a este año, la matrícula total disminuyó en 6.595 alumnos y se prevé que la condición se mantenga durante los próximos años, debido a que Chile llegó al punto máximo de cobertura.

“Hay menos potenciales estudiantes, la población entre 15 y 24 años ha disminuido y ha disminuido los egresados de la educación media, viendo esto es difícil que crezcamos más, nos podemos mantener estables en una especie de meseta”, sostuvo el presidente del Cned, Pedro Montt.

A raíz de estos datos y al análisis de parte del presidente del Cned, donde se desprende que se llegó al topa de los estudiantes en educación superior, expertos en la materia sostienen que el panorama permite ver “una oportunidad para la calidad de la enseñanza”

“Estos antecedentes no son necesariamente negativos, sino que es la constatación que tenemos un sistema consolidado en cobertura y que por lo tanto cada vez tenemos menos espacio para ampliarse, se hace evidente que el foco debe estar en la calidad como un próximo desafío”, manifiesta Raúl Figueroa, director ejecutivo de Acción Educar.

Postura similar es la que comparte el director del Centre UC, Ernesto Treviño, quien además agrega que se debe estar atento a las reformas que se están implementando, las que no debiesen afectar el financiamiento de las instituciones, porque genera una repercusión inmediata en la calidad de la enseñanza.

“Estamos en un momento clave para mejorar la calidad de la educación superior, pero hay que tener ojo que esa calidad no se mejora solamente con sloganes ni con acreditaciones, sino también con recursos, y lo cierto es que en muchos casos la gratuidad ha implicado una merma de recursos para algunas instituciones, por eso hay que tener una política de financiamiento acorde a la calidad”, afirma Treviño.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo