Alemania: Merkel “inamovible” va por su cuarto periodo en alta tensión por auge de la ultraderecha

La canciller alemana va por su cuarto período al mando, mientras que el partido nacionalista y antiinmigrantes logró una histórica votación.

Por Javiera Ortiz

Los “Partidos por La Unión”, conglomerado liderado por Angela Merkel, ganó las elecciones legislativas alemanas de ayer. Luego de obtener 33% de las preferencias de los parlamentarios de la Bundestag. Con esto, la denominada canciller “inamovible” va por su cuarto período al mando.

La jornada de elecciones legislativas estuvo marcada por un tenso ambiente político. Esto, debido a la estrepitosa caída del partido socialdemócrata que, bajo el liderazgo del ex presidente del Parlamento Europeo Martin Schulz, obtuvo su peor resultado desde la Segunda Guerra Mundial, en torno al 21 % de los votos.

Una de las líderes del partido, Manuela Schwesig, afirmó que “para nosotros, la gran coalición (con el conglomerado de Merkel) se acaba hoy”. Sumándose con ello a la oposición. 

Día histórico para la ultraderecha

No obstante, el resultado que más preocupa a los alemanes es la irrupción, como tercera fuerza del Bundestag, del ultraderechista, nacionalista y antiinmigración partido neonazi Alternativa para Alemania (AfD), el que consiguió 13% de los votos.

“Vamos a cambiar este país (…) a echar a la señora Merkel y a recuperar nuestro país”, lanzó Alexander Gauland, quien comparte la cabeza de lista de la AfD.

Según analistas políticos locales, con estos resultados también ingresarían más de 90 legisladores denominados como neonazis al parlamento.

AFD AFP
Alberto Rojas Universidad Finis Terrae

Análisis de las elecciones en Alemania

Para analizar esta situación conversamos en Publimetro con el director del Observatorio de Asuntos Internacionales Universidad Finis Terrae, Alberto Rojas. 

¿Qué consecuencias trae para Alemania que Merkel tenga un cuarto período presidencial?

– El triunfo de ayer le aseguró a Merkel un nuevo mandato de cuatro años, de modo que al término de éste, ella habrá gobernando a Alemania durante 16 años consecutivos, superando así a figuras emblemáticas de la política germana como Konrad Adenauer y Helmut Kohl.

Eso ofrece a Alemania y a Europa una garantía de estabilidad, tanto en lo político como lo económico, asumiendo que este país hoy tiene importantes desafíos, como mejorar las pensiones, reducir el desempleo, combatir la amenaza terrorista y manejar el desafío de la inmigración.

Sin embargo, los resultados de estos comicios también dejaron sobre la mesa dos cosas que serán muy importantes para la gestión de Merkel en los próximos cuatro años. La primera, es el evidente desgaste político de la unión cristianodemócrata (CDU/CSU), considerando que ahora obtuvo cerca el 33% de votos, mientras que en 2013 había llegado al 41,5% de los votos.

Si a eso sumamos la estrepitosa caída de los socialdemócratas (SPD), quienes con apenas el 21% ya anunciaron que no reeditarán la idea de "la gran coalición" con la CDU/CSU, eso obligará a Merkel a negociar con el Partido Liberal (FDP) y Los Verdes para formar el nuevo gobierno.

La segunda es el ascenso de Alternativa para Alemania (AfD), una agrupación de ultraderecha, contraria a la inmigración y a la Unión Europea, que ahora se posiciona como la tercera fuerza política en el Parlamento. Lo que podría complicar la futura gestión de Merkel.

Esto último ha sido motivo de críticas para la gestión de Merkel… ¿La ultraderecha aprovechó esto?

-Efectivamente Merkel ha sido blanco de fuertes críticas por los atentados ocurridos en Alemania en los últimos meses y por su política de “puertas abiertas” con los refugiados (hoy en Alemania hay cerca de 1,3 millones).

Ambos temas han calado hondo en ciertos sectores de la población alemana, lo que explica el ascenso de un partido como Alternativa para Alemania. Eso se podría traducir en el bloqueo de nuevos proyectos o iniciativas en el Parlamento por parte de este partido de ultraderecha.

¿Estas votaciones son positivas para la EuroCámara y por qué? 

-El triunfo de Merkel es muy importante para la Unión Europea, sobre todo tras una larga temporada de elecciones en países como Austria, Holanda y Francia, donde la amenaza de los partidos locales contrarios a la UE había estado presente, aunque en ninguno de esos casos lograron llegar al gobierno.

Es cierto que ahora, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, habrá un partido ultranacionalista en el Parlamento alemán, lo que puede representar una amenaza a la gestión de Merkel. Pero su triunfo es un espaldarazo para Bruselas, en momentos en que la UE aún trabaja por dejar atrás la crisis del euro de 2008. Y enfrenta desafíos como la salida del Reino Unido de este bloque, la tensa relación con un EEUU gobernado por Donald Trump, la amenaza global del yihadismo y la difícil convivencia con Turquía.

No hay que olvidar que desde hace años se habla que el motor de la Unión Europea son Alemania y Francia, de modo que cualquier cambio político en cualquiera de estos países, inevitablemente, puede tener un impacto en la UE. En ese sentido, es muy probable que en el corto plazo veamos un trabajo mucho más estrecho entre Merkel y Macron.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo