Cómo Lilly Singh "Superwoman" se convirtió en la mujer que más dinero gana en YouTube

Esta joven canadiense de 28 años es toda una estrella de internet. Ha entrevistado a Michelle Obama, Bill Gates y Dwayne "La Roca" Johnson, entre otras celebridades mundiales, y solamente en 2016 facturó US\$7,5 millones. ¿Cuál es el secreto de su éxito?

Por BBC Mundo
Cómo Lilly Singh "Superwoman" se convirtió en la mujer que más dinero gana en YouTube

Para convertirse en un "superhéroe de YouTube" y conquistar a sus cientos de millones de sus usuarios no es necesario tener superpoderes, pero hacen faltan dos cualidades indispensables: talento y dedicación.

Lilly Singh es una prueba de ello. La canadiense de ascendencia india de 28 años, que se hace llamar "Superwoman", es la mujer mejor pagada de plataforma de videos de Google.

Sus cifras se cuentan por millones: ya tiene más de 12 millones de seguidores (en YouTube, sin contar los de las redes sociales), el año pasado facturó US$7,5 millones y sus videos se han visto más de 1.500 millones de veces.

Su canal de YouTube tiene invitados de honor: han colaborado en sus videos desde el actor Dwayne "La Roca" Johnson, hasta la ex primera dama de Estados Unidos Michelle Obama, o Bill Gates, el multimillonario dueño de Microsoft.

En sus clips abarca temas femeninos sin tapujos, como la menstruación o los hombres, siempre con mucho humor.

La rapera, bailarina y comediante llegó a organizar una gira mundial por 27 ciudades e incluso produjo su propia película y su propio libro.

"El dinero siempre fue el resultado de lo que hago, y no la razón por la que empecé", le dijo la joven estrella de YouTube a la BBC.

Y así lo quiso demostrar a principios de este mes, cuando anunció que donaría una pequeña parte de su fortuna, US$1.000, a sus seguidores para celebrar que había alcanzado los mil videoblogs.

"Es el ídolo perfecto. Díganme una sola persona famosa que haya hecho eso por sus fans", dice Uma, una admiradora de 18 años que recibió $100 por parte de Singh, a la que conoció en persona durante su tour en Malasia.

"El mensaje que quiero transmitir es que las mujeres nos apoyemos entre nosotras", dice la "Superwoman" de YouTube.

Pero Lilly no siempre fue tan exitosa, espontánea y divertida como lo es ahora. O al menos, eso dice ella.

En busca de la "chispa creativa"

Su trayectoria en el universo digital comenzó en 2010. Y, aunque en sus videos pudiera parecer todo lo contrario, no siempre fue una muchacha extrovertida.

"Hace siete años, antes de comenzar a hacer videos de YouTube, me sentía muy triste. Estaba pasando por un mal momento", le contó a la BBC.

"Era mi último año de universidad y estaba convencida de que tenía que vivir una vida muy lineal: estudiar, conseguir un trabajo, casarme, tener hijos… y yo no quería hacer ninguna de esas cosas".

"Por aquel entonces, no encontraba esta 'chispa creativa' que yo tengo… hasta que descubrí YouTube. Un día lo probé, y esa creatividad volvió a nacer dentro de mí", confiesa.

Fue entonces cuando decidió abandonar sus estudios de psicología para dedicarse por completo a las redes sociales.

La famosa "youtuber" dice que no recuerda un momento exacto en el que se percató de que su canal estaba siendo tan exitoso: "La gente me decía '¡Guau! ¡Tienes un millón de suscriptores!' Y yo decía: 'Bueno, puede ser suerte, ¡quién sabe!'".

Aunque recuerda que la primera vez que hizo un video en directo desde India se dio cuenta realmente de la enorme repercusión que tenía todo lo que decía en internet.

"Muy ocupada"

Lilly Singh fue una de las primeras mujeres asiáticas en aparecer en YouTube.

Hacia el año 2013, ya había construido una sólida base de fans, formada principalmente por chicas adolescentes del sureste asiático residentes en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Australia.

Al principio, hablaba sobre su herencia Punjabi. Después, comenzó a abarcar otros temas más universales.

"Me encanta el momento de mi carrera que estoy viviendo ahora", asegura.

¿Cuál es la parte negativa?

"Es una vida muy ocupada e inevitablemente tienes que hacer muchos vuelos largos y pasar muchas noches de hotel solitarias. Esa es la parte mala del trabajo", admite.

Por eso decidió irse a vivir a California, Estados Unidos.

"Cuando vivía en Toronto, siempre era la más ocupada de todos mis amigos y no había nadie que hiciera nada parecido a lo que yo hacía. Pero en Los Ángeles siento que voy a la par de la gente a mi alrededor y eso me encanta".

Con Hollywood en el horizonte, tal vez los videos por internet ya no parezcan tan prioritario… pero la Lilly dice que siempre será su prioridad: "YouTube me ayudó a salir de una etapa oscura de mi vida, por eso me apasiona de verdad".

©
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo