"Chile quiere cambios. Escríbelo con mayúscula": Beatriz Sánchez, líder del Frente Amplio, el grupo de izquierda que revoluciona la política del país sudamericano

No pasó a la segunda vuelta, pero el respaldo que la líder del Frente Amplio consiguió en las elecciones presidenciales de Chile la ha convertido en pieza clave del balotaje.

Por BBC Mundo
"Chile quiere cambios. Escríbelo con mayúscula": Beatriz Sánchez, líder del Frente Amplio, el grupo de izquierda que revoluciona la política del país sudamericano

Le bastaron siete meses.

En ese período, y en una de las carreras políticas más fulgurantes de las últimas décadas en Chile, Beatriz Sánchez pasó del periodismo a las lides electorales y logró 20% de los votos como candidata presidencial del Frente Amplio, la nueva coalición política que en las elecciones del domingo pasó de 2 a 20 diputados y eligió a su primer senador.

Con un estilo directo, reconociendo que estaría siempre "dando examen por no ser política", Sánchez enfrentó una dura campaña que se desarrolló bajo la sombra de las encuestadoras y la mayoría de los analistas chilenos, que, en general, plantearon que la conductora no lograría más del 10%.

En las urnas, dobló esa cifra y casi alcanzó a Alejandro Guillier, el candidato que representa a varios partidos del gobierno de Michelle Bachelet, y quien se enfrentará el 17 de diciembre en segunda vuelta al expresidente Sebastián Piñera, que obtuvo el 36% de los votos en unos comicios que muchos en su sector daban por ganados.

Y aunque no pasó a la segunda vuelta, Sánchez encarna las esperanzas de un electorado que le dio la espalda a los partidos tradicionales chilenos. Su fuerza política puede ahora definir quién será el próximo presidente de Chile.

¿Qué quieren Sánchez y el Frente Amplio?

"Vivir más felices", le dice la ex candidata a BBC Mundo, en una de las salas del comando que usó durante su campaña, un espacio sin decorados, donde los jóvenes circulan en pantalones cortos y sandalias. En una de las paredes se lee su nombre escrito en coloridas letras de papel.

"Yo me río mucho cuando nos tratan de ver como los "buenitos". Yo sé la sociedad en la que vivo, no me paso fantasías y tampoco quiero transformar la sociedad. Lo que yo digo, lo que buscamos, es que esta sociedad levante nuestras banderas como sentido común".

¿Sentidos comunes como cuáles?

Queremos que se instale como un sentido común que un sistema de pensiones individual nunca va a dar buenas pensiones y que lo que hay que hacer es que cada uno aporte lo que tiene o puede y reciba lo que necesita.

Que se respete la libertad de elegir de las personas. Porque esa libertad de tomar decisiones hoy no existe.

98889874gettyimages871048472-d8c18acb1d69e3b8fe2307a26d943fc6.jpg Piñera (a la izq) y Guillier se enfrentarán en segunda vuelta el 17 de diciembre. / AFP

Si tenemos una desigualdad que es estructural, si en una ciudad como Santiago yo puedo ver qué vida va a tener una persona, según la comuna (el municipio) donde nació, ¿de qué libertad estamos hablando?

Queremos igualar las oportunidades de todos para que efectivamente haya libertad para trazar tu vida.

Ustedes canalizaron un descontento que existe en Chile y en otras partes del mundo. ¿Qué hay de común en ese descontento?

Yo creo que hay una sintonía del descontento según la realidad de cada país, pero algo pasa a nivel mundial.

No es casual que los distintos movimientos se hayan levantado contra la distancia que existe entre quienes toman las decisiones y los que viven esas decisiones.

Creo que hay una fuerte desconexión entre la gente que está en el poder y lo que viven las personas. Eso pasa en el mundo y en Chile.

"Hacer las cosas con cariño"

Antes del próximo 29 de noviembre, Sánchez anunciará si Guillier contará o no con el apoyo del Frente Amplio, la coalición que la llevó como candidata, y que conforman ex dirigentes estudiantiles y sectores de izquierda críticos a los gobiernos formados desde 1989 por socialistas, radicales, demócrata cristianos y, en los últimos años, comunistas.

"Yo no me siento dueña de los votos, yo no creo en eso, nunca lo he creído. Lo que nosotros vamos a hacer es entregar una posición".

"Si algo hemos demostrado los frenteamplistas en estos meses de campaña, es que nosotros tomamos compromisos y los cumplimos, si ha habido un conglomerado político en este país que ha sido responsable, hemos sido nosotros", dice en relación a la Nueva Mayoría en el gobierno, que se presentó dividida en las elecciones.

Independiente de su decisión, el Frente Amplio ya anunció que será "oposición" de cualquier próxima administración y que no asumirán cargo alguno en el gobierno. Pero ya tienen presencia en el Congreso y la propia Sánchez seguirá en política, aunque no ha decidido de qué forma.

¿Cómo enfrentarán su llegada al poder sin caer en los vicios que reclaman en la élite?

Hay que tomar conciencia de no caer en eso.

Las políticas públicas hay que hacerlas como si uno fuera el sujeto de las políticas públicas. Hay que hacer las cosas con cariño y hoy eso está perdido en la política pública.

98889876gettyimages876429572-a9d87965b5f174c2ee73c0b21e6eb0d2.jpg AFP

Nosotros hicimos un trabajo muy intenso de campaña en la calle, no en los escenarios, decidimos mirarnos a los ojos.

Yo entregué los volantes como a mí me hubiese gustado que me los entregaran. Esa es la forma de conversar con las personas: no desde un podio diciendo yo sé lo que ustedes quieren y eso les voy a dar; es que te digan qué quieren, y escuchar.

La Bea, como le dicen sus seguidores, superó de lejos a las demás candidaturas independientes presidenciales y tuvo un desempeño similar al de Marco Enríquez-Ominami el año 2009, aunque a diferencia de Sánchez, MEO ya era diputado y provenía de una familia política. Esta vez, Enríquez-Ominami volvió a presentarse y sólo obtuvo el 5,7% de los votos.

¿Siente temor de repetir ese proceso, de ser un fenómeno?

"No es fácil el tránsito desde los movimientos sociales a la representación en un espacio de poder que tiene reglas distintas… Hay riesgos, pero creo que el riesgo se supera entre todos, nos vamos a marcar la línea. Y no vamos a perder la calle, porque ese es nuestro compromiso".

"Me alegré mucho cuando le pregunté a los candidatos electos si se iban a tomar vacaciones y no: ya están en la calle de nuevo, porque quieren agradecer, ir a visitar a toda la gente que les abrió las puertas. Ahora, claro, siempre está el riesgo de que eso se pueda perder".

¿Qué van a hacer con las diferencias que puedan surgir entre ustedes?

"Una de las cosas que aprendí es que la política es profundamente humana y tiene claroscuros y pasa por estados. Entonces creo que vamos a tener tensiones, miradas distintas. Nosotros hicimos un programa participativo y fue súper difícil, pero no por eso vamos a dejar de hacerlo".

98889878gettyimages876384956-580440da544bf995adfb920d01b32c0a.jpg AFP

¿Qué le diría a quienes no entienden una voluntad de cambio en uno de los países que más ha crecido en Latinoamérica?Que comparativamente ha mejorado sus resultados en educación, que tiene una de las menores tasas de homicidios

"Que yo destaco todo eso que hemos hecho. No desprecio lo que hemos logrado desde que recuperamos la democracia; al contrario, creo que se han hecho grandes cosas, pero llegamos a una forma de orden de social, de pacto social que se estancó no más, que ya dio los resultados que tenía que dar".

"Si ahora queremos seguir reduciendo de verdad la pobreza, si queremos volver a encontrarnos en las plazas, y no tener plazas para ricos y plazas para pobres, salud para ricos y salud para pobres, tenemos que cambiar el pacto".

"Eso no es despreciar lo que se hizo, ni tirarlo al tacho de la basura. Toda esta fantasía de partir de cero eso es falsa, nunca se parte de cero, nadie puede derribar todo para construir, lo que queremos es girar sobre lo que ya existe".

El candidato a Piñera ha dicho que Chile "no es Venezuela, pero…cuidado"…

Vi que la gente se reía de eso hablando de "Chilezuela" y pensé que era bueno que no se tomara en serio. Yo creo que es la estrategia del miedo. Dijeron que el proyecto de la Nueva Mayoría de Bachelet era ir a Venezuela, y no hay nada más lejos de la realidad.

¿Cree que así como las encuestas leyeron mal su votación, hayan leído mal también el apoyo a Bachelet y sus reformas, que en general se plantearon como muy rechazadas en Chile?

"Yo creo que las encuestas perfectamente pueden haber minimizado la adhesión que tiene la presidenta. Pero lo más preocupante no es eso: lo más preocupante, y también en el caso nuestro, es la lectura que se hizo de esa minimización".

"Esas encuestas hicieron que se dijera que la gente no enganchaba con nuestras ideas, y que en Chile no queríamos cambios. Después de las elecciones, yo me quedo con la impresión totalmente distinta: Chile sí quiere cambios y lo pueden escribir con mayúscula, exclamación y en negritas".

©
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo