"Esta es una de las consecuencias concretas": cómo el Brexit acabó la ilusión de 5 ciudades de Reino Unido de convertirse en Capital Europea de la Cultura

Este viernes se conoció la decisión de la Comisión Europea de descalificar a cinco localidades británicas que eran candidatas al título en el año 2023. La razón es que a partir de 2019, Reino Unido ya no será parte de la Unión Europea.

Por BBC Mundo
"Esta es una de las consecuencias concretas": cómo el Brexit acabó la ilusión de 5 ciudades de Reino Unido de convertirse en Capital Europea de la Cultura

Cinco ciudades de Reino Unido estaban preparando con todos sus recursos sus candidaturas para convertirse en la capital de la cultura de Europa del año 2023.

Pero este viernes, a las cinco localidades —Dundee, Nottingham, Leeds, Milton Keynes y Belfast/Derry— les truncaron sus aspiraciones. Y la razón se resume en una palabra: Brexit.

La Comisión Europea (CE) canceló la postulación de todas las ciudades británicas, al señalar que una sede en Reino Unido no puede ser elegida después de que el país abandone el bloque en 2019.

"Como una de las muchas consecuencias concretas de su decisión de dejar la Unión Europea el 29 de marzo de 2019, Reino Unido no puede ser anfitrión de la Capital Europea de la Cultura de 2023", se puede leer en el comunicado de la CE, la entidad que escoge a una ciudad por vez para que sea la capital de la cultura durante un año.

Y agregó: "Por esa razón creemos que tiene sentido discontinuar el proceso de selección desde ahora".

Las reacciones no se hicieron esperar. El ministro de Artes británico, John Glen, señaló que era una "decisión alocada".

"Nosotros estamos dejando la Unión Europea, no a Europa. Mi equipo está hablando con los representantes de las cinco ciudades para tomar decisiones conjuntas", escribió Glen en su cuenta de Twitter.

Los planes de estos cinco centros urbanos de convertirse en capitales culturales de Europa fueron anunciados en 2014, dos años antes del referendo que definió el Brexit.

Y en diciembre de 2016, con la decisión de separarse del bloque ya tomada, el gobierno británico señaló que la competición seguiría su "transcurso normal".

El cambio de las normas

La última ciudad británica que ofició de capital de la cultura europea fue Liverpool, en 2008.

Aunque la CE ya ha escogido a ciudades que están fuera del bloque de países, basándose en el principio de que pertenecían a una nación que hace parte de la Asociación Europea de Libre Comercio o de la Área Económica Europea.

O bien se trató de candidaturas conjuntas con una ciudad que sí está dentro del bloque de países de la UE. Sin embargo, la CE no aclaró si las ciudades británicas descartadas puedan acceder a esta opción.

Esas ciudades fueron: Estambul en 2010; Stavanger, Noruega en 2008, y la capital de Islandia, Reikiavik, en 2000.

Lo cierto es que la decisión de la CE puede costarle muy caro a las ciudades que ya anunciaron su candidatura.

Por ejemplo Leeds, 300 kilómetros al norte de Londres, había invertido cerca de US$1,3 millones en los últimos cuatro años.

"Esto es terrible y es una decisión que vino de la nada", le dijo a la BBC el parlamentario Hilary Benn, que representa a Leeds ante el Parlamento.

"Esperar hasta que todo esté hecho para decir 'No, no pueden participar' nos parece un trato de pacotilla hacia el trabajo duro que hemos hecho acá", agregó.

Otras simplemente han anticipado que no se rendirán.

Belfast, capital de Irlanda del Norte, indicó en un comunicado del Concejo Municipal: "Aunque estamos bastante decepcionados, aseguramos que el tiempo, la energía, el entusiasmo y las ideas seguirán adelante, más allá de la decisión anunciada".

"Muy decepcionado"

Un vocero del Departamento para los Asuntos digitales, Cultura, Medios y Deporte de Reino Unido señaló que el gobierno estaba en medio de "discusiones urgentes" con la CE sobre la decisión.

"Estamos en total desacuerdo con la Comisión Europea y muy decepcionados con el hecho de que esperaron a que las ciudades británica enviaran sus candidaturas finales antes de comunicarnos esa decisión", agregó.

"La primera ministra ha sido clara que aunque estamos dejando la Unión Europea, nosotros no estamos dejando a Europa. Y eso ha sido aceptado por los líderes europeos", indicó.

Y en el comunicado concluyen que quieren que Reino Unido continúe "trabajando con nuestros amigos en Europa", incluyendo los programas culturales.

Además de que le ayudará a las ciudades candidatas "a concretar su ambiciones culturales".

©
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo