Qué ocurre en un gran volcán a punto de entrar en erupción: las impresionantes imágenes del Agung en Bali explicadas por una vulcanóloga

Las autoridades de Bali declararon la alerta máxima y evacuaron a decenas de miles de personas mientras una erupción de gran escala del volcán Agung parece inminente. Pero ¿qué está ocurriendo en estos momentos dentro del volcán? Una experta lo explica.

Por BBC Mundo

Algunas de las imágenes que están surgiendo del volcán Agung, en Bali, que parece estar a punto de una enorme erupción, han sido espectaculares. Pero las fotografías también revelan lo que está ocurriendo dentro del volcán, como le explica a la BBC la vulcanóloga Janine Krippner*.


En los últimos dos meses, el Agung ha mostrado cada vez más "sismicidad". Esto es la creciente fractura de rocas dentro del volcán a medida que el magma -una mezcla volátil de rocas fundidas, fluidos y gases- ascienden desde la profundidad de la tierra hacia la superficie.

La semana pasada vimos cómo el volcán arrojaba espesas columnas de vapor y ceniza y también lava encendida en la superficie del cráter.

También se observaron ríos de lodo frío fluyendo por depresiones fluviales.

Vapor elevándose

En casi todas las primeras imágenes de la montaña que surgieron hace dos meses, no podíamos deducir que se estaba gestando una erupción.

Esa información nos llegó con los datos dentro del volcán que detectaron su creciente sismicidad y por los temblores que comenzaron a sacudir la zona.

Todo lo que se podía ver entonces era vapor elevándose, lo cual simplemente era el agua dentro del volcán calentándose y saliendo hacia la superficie.

La mezcla de ceniza volcánica y lava que se forma en la montaña es como una esponja, y en la lluviosa Indonesia el agua se impregna en ésta y se mantiene allí hasta que se calienta.

Desde entonces el Agung había estado relativamente quieto y esto es normal en un volcán.

Estas fluctuaciones en actividad son lo que hace tan difícil de predecir.

Densas columnas de ceniza

El volcán comenzó a arrojar una espesa columna de ceniza y vapor el martes pasado, lo que fue su primera erupción en más de 50 años.

Esta fue una erupción freática: la expulsión de vapor presurizado desde el interior del volcán debido a que el magma allí comenzó a calentar el agua.

Esto puede conducir al aumento de presión, lo cual provoca una explosión con rocas y pedazos de cráter que estallan en pequeñas porciones de ceniza.

98946578mediaitem98946577-784671769e97cf88c988600b2d56035f.jpg Esta imagen de la Agencia de Mitigación de Desastres de Indonesia publicada el 21 de noviembre, muesra al Agung arrojando humo. / AFP

El magma ha estado ascendiendo desde el interior y está fracturando roca a medida que se eleva.

Durante el ascenso del magma, el agua dentro del volcán se calienta, el vapor aumenta la presión y llega un punto en el que la roca no puede contenerse allí por más tiempo.

Esto es lo que estamos viendo ahora.

Es decir, el magma ha ascendido tanto en el volcán que no hay suficiente roca para contenerlo, así que está estallando en pedazos diminutos de ceniza que se están propagando.

También están saliendo del volcán rocas, vidrio y cristal.

Si las columnas o plumas de ceniza de la erupción se elevan de forma directa, sin importar la dirección del viento, esto significa que la velocidad es sumamente alta.

La velocidad en la que éstas salen del volcán y la cantidad de ceniza determinan qué tan alto puede elevarse una columna.

En la erupción de 1963 del Agung, las erupciones alcanzaron hasta 26 km sobre el nivel del mar.

98946869f450d027cfae4858a0d48c614c01e532-899cba805c98719996008991aa940193.jpg El volcán Agung ha estado arrojando plumas de ceniza esta semana. / Reuters

En los volcanes como el Agung, el magma puede viajar entre 5 y 15 km hacia la superficie desde la profundidad de la tierra provocando una erupción.

El brillo anaranjado del cráter

Durante la noche, el brillo anaranjado en la superficie del cráter es simplemente incandescencia, debido a que está demasiado caliente.

El magma está en la superficie y cuando llega hasta allí se le conoce como lava.

Una de las razones por las que las autoridades incrementaron a cuatro el nivel de alerta se debió a que el magma se está elevando cada vez más.

Y estas imágenes muestran exactamente lo alto que ha llegado ahora.

98946581mediaitem98946580-14d0b0882750782bc02cc6d95178df03.jpg El magma se ha estado elevando cada vez más, por eso las autoridades incrementaron el nivel de alerta. / EPA

El volcán al amanecer

Pero el magma no es responsable de las espectaculares imágenes de tonos rosado y anaranjado en el humo al amanecer.

Esto es simplemente es la salida del sol que se refleja en la columna de ceniza, los rayos del sol golpeando la ceniza volcánica.

98946575mediaitem98946574-9404965ef7e64e1d62804ab0baca242e.jpg Los tonos rosa y anaranjado de la ceniza son los rayos del sol que se relfejan en la columna de ceniza al amanecer. / Reuters

Distintos tonos de ceniza

También se puede aprender mucho de los distintos tonos de ceniza que se eleva desde la superficie del volcán.

Es posible que estas fotografías que muestran dos colores distintos de ceniza muestren que hay dos respiraderos en el cráter: uno que está produciendo más ceniza y otro que está produciendo más vapor.

98946867mediaitem98946866-8fd901977b2b181818a10934023ad923.jpg Los dos tonos de ceniza podrían deberse a que hay dos respiraderos en el cráter del Agung. / EPA

En la erupción del Agung en 1963 algunos investigadores pensaron que era posible la existencia de dos respiraderos.

Peligrosos ríos de barro y desechos

Las imágenes más recientes que se han visto de Bali revelan un nuevo desarrollo: los flujos de lodo o lahares.

Cuando la ceniza y roca que se depositan alrededor del volcán se combinan con la lluvia se pueden crear peligrosos ríos que fluyen rápidamente y que pueden tener una consistencia que va desde agua a concreto mojado, y pueden moverse e incrementar muy rápido el nivel del agua.

Éstos no sólo transportan agua, también pueden llevar desechos como rocas y árboles y por ahora las autoridades se están movilizando con rapidez para advertir a los residentes sobre el peligro que éstos conllevan.

(*) Janine Krippner es vulcanóloga del Departamento de Geología y Ciencias Ambientales de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos.

©
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo