BBC Mundo

Cómo los cables de una pequeña ciudad de EE.UU. cambiaron el curso de la historia

Roebling, en Nueva Jersey, llegó a ser el centro de un imperio empresarial. De sus fábricas salieron los cables de acero que sustentan el Golden Gate, el puente de Brooklyn y los ascensores de la Torre Eiffel. También los que hicieron posibles los primeros tranvías y los primeros aviones.

Caminando entre las casas de ladrillo con techo de pizarra de Roebling, Nueva Jersey, a lo largo de los bancos del Río Delaware en la costa este de Estados Unidos, es extraño pensar que muchas de las estructuras y mecanismos de transportación más conocidos del mundo desde los elevadores de la Torre Eiffel hasta el teleférico en Lake Tahoe, California, provengan de este pequeña e independiente ciudad-empresa.

Hace menos de un siglo, los niños del lugar saltaban a las aguas del río durante los sofocantes días de verano mientras sus padres y tíos iban a trabajar fundiendo acero en las fábricas cercanas, donde sus madres y tías los reemplazarían en la década de 1940 cuando sus esposos tuvieran que ir a la guerra.

Roebling apenas aparece en el mapa cuando se trata de hacer turismo, pero la marca que dejó en el mundo es profunda.

  1. La extraordinaria historia de la antigua ciudad del Polo Norte destruida por los nazis que renació de sus cenizas

"Los elevadores Otis, los teleféricos y algunos de los puentes más icónicos del mundo, incluyendo el Golden Gate (en San Francisco, California) y los puentes de Brooklyn (Nueva York), todos han utilizado los cables de Roebling", dijo Lou Borbi, un maestro de escuela retirado y residente de toda la vida del municipio, hoy convertido en ciudad dormitorio entre Nueva York y Filadelfia.

Tags

Lo Último


Te recomendamos