BBC Mundo

Cómo operan las controversiales compañías que nos vigilan en el trabajo a través de nuestra información digital

Cada vez más firmas ofrecen sus servicios en la novedosa industria de la recolección de datos de los empleados. ¿Cómo funciona y cuáles son los beneficios y riesgos que plantea para los empleadores y los empleados? Los expertos explican pros y contras.

Si trabajabas para Ford en 1914, es probable que la empresa contratara a un investigador privado para que te vigilara.

Él sabría si te detuviste a tomar un trago, o si te peleaste con tu pareja, o si hiciste algo que afectara tu desempeño al día siguiente. Y todo llegaría a oídos de tu jefe.

Este seguimiento se daba debido a que los trabajadores de esta automotriz ganaban un salario de US$5 por día, casi el doble de lo normal en esa época, y que hoy serían unos US$124.

Tenías que ser un ciudadano modelo para pertenecer a la empresa.

Este operativo tipo ‘Gran Hermano’ estuvo a cargo del Departamento de Sociología de Ford, un equipo de inspectores que llegaba sin previo aviso a las casas de los empleados.

  1. Las tecnologías que vigilan todos tus movimientos en la oficina (y le van con el "chisme" al jefe)

Tu hogar debía estar limpio, tus hijos asistiendo a la escuela, tu cuenta de ahorros en orden.

De lo contrario no solo perdías oportunidades de un ascenso, sino que tu empleo estaba en riesgo.

Pero la empresa también ofrecía múltiples apoyos, desde servicios médicos hasta cursos de limpieza.

El programa duró 8 años y era costoso. Muchos trabajadores rechazaban su paternalismo e intrusión.

Área en crecimiento

Hoy parecería algo intolerable para muchos, pues ¿qué tiene que ver tu trabajo con tu ropa sucia, tu cuenta bancaria o tus relaciones?

No obstante, la idea de que los empleadores intenten controlar la vida de los trabajadores fuera del horario laboral ha persistido, y las herramientas digitales lo han hecho más fácil que nunca.

  1. "Mi pareja instaló cámaras en mi casa y monitoreó todas mis llamadas y mensajes"

¿Qué pueden (y no pueden) los empleadores hacer con estos datos? ¿Dónde deberíamos trazar una línea?

Todos estamos siendo calificados todos los días. Los costosos boletos de avión que compré recientemente ya aparecieron en mi puntaje de crédito.

El hecho de que he dejado de correr todas las mañanas ha sido notado por mi aplicación de entrenamiento físico.

Facebook sabe que me encanta la cerveza y pone anuncios en mi pantalla al respecto.

Hasta se ha adoptado un sistema de puntuación en el mundo corporativo. Las áreas de recursos humanos están procesando cada vez más volúmenes de datos para calificar a los empleados.

Hay cafeteras "inteligentes" que dan una bebida caliente con la identificación del trabajo, una oportunidad más para que tu jefe sepa cómo es tu comportamiento.

Algunos analistas creen que esta industria podría valer más de US$1.000 millones para 2022.

Un gran objetivo de la recopilación de datos es hacer "predicciones sobre cuánto tiempo permanecerá un empleado en el puesto, lo cual puede influir en la contratación, despido o retención de personal", dice Phoebe Moore, profesora de Economía Política y Tecnología en la Universidad de Leicester en Reino Unido.

  1. ¿Cuánto tiempo debes quedarte en un mismo trabajo?

La recopilación de datos está "cambiando las relaciones de empleo, la forma en que las personas trabajan y cuáles pueden ser las expectativas", dice Moore.

Sin embargo, este enfoque no considera aspectos no cuantificables del trabajo.

El dilema de los datos

Una persona sana, físicamente activa es mejor en el trabajo, ¿verdad?

La investigación sugiere constantemente que ser activo disminuye el ausentismo y aumenta la productividad. Esto ha engendrado una próspera industria de la salud y el bienestar con programas que valen miles de millones.

  1. Sauna y hamacas en la oficina: las nuevas formas de las empresas para mejorar su productividad

Los empleados valoran estas iniciativas de salud no solo porque sus jefes les den tiempo libre para participar, sino también porque hay recompensas si permiten que su ejercicio sea monitoreado en el móvil o las pulseras inteligentes.

La investigación sugiere que los programas de acondicionamiento físico funcionan mejor cuando se combinan con estímulo social, colaboración y competencia.

Las oficinas organizan clubes de corredores, clases semanales de gimnasia o competiciones.

Existen varias razones positivas para recopilar datos sobre los empleados, desde mejorar la gestión de riesgos hasta examinar si hay discriminación de género.

"Las empresas fundamentalmente no entienden cómo las personas interactúan y colaboran en el trabajo", dice Ben Waber, director de Humanyze, una empresa que analiza datos sobre sitios de trabajo.

Él dice que puede mostrarlos.

Dos fuentes

Para hacerlo, reúne datos de dos fuentes: los metadatos de las comunicaciones de los empleados, como su correo electrónico, teléfono o servicio de mensajería corporativa.

Eso no es leer el contenido de los mensajes, ni conoce las identidades de las personas, sino que analiza datos como la duración de llamadas, frecuencia y localización, y con eso sabe a qué departamento pertenece un empleado.

La segunda fuente viene de dispositivos como sensores infrarrojos Bluetooth que detectan cuántas personas trabajan en un área de una oficina y cómo se mueven.

También usan credenciales de identificación ‘sobrealimentadas’ que, como dice Waber, están reforzadas con "micrófonos"

No graban lo que dicen los empleados, pero "procesan la voz en tiempo real", lo cual permite medir cuánto tiempo habla el empleado y con qué frecuencia es interrumpido.

Después de seis semanas de investigación, el empleador obtiene una "visión general" del problema que quiere resolver, según los datos analizados.

Si el objetivo, por ejemplo, es aumentar las ventas, pueden analizar qué hacen sus mejores vendedores.

O si quieren medir la productividad, pueden inferir que los trabajadores que son más eficientes a menudo hablan más con sus gerentes.

Waber lo ve como "una lente sobre problemas de trabajo muy grandes, como la diversidad, la inclusión, la evaluación de la carga de trabajo, la planificación del espacio de trabajo o la regulación de riesgos".

Dice que eso ayuda a las empresas a ahorrar millones de dólares e incluso años de tiempo.

Recolección y protección

Pero no todos están convencidos de la utilidad de estas técnicas, o si esa tecnología puede justificarse.

Hoffman recuerda que estos programas no siempre fueron fáciles de vender: "Vas a obtener los datos y vas a usarlos en mi contra", le decían a menudo los trabajadores escépticos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos