BBC Mundo

Los niños que se están quedando sin padres en Venezuela por culpa del éxodo

La creciente emigración de venezolanos provoca una herida en los que quedan. El llanto en el aeropuerto o en los terminales de autobuses es sólo el comienzo de una historia de abandono que tiene consecuencias sobre todo para los más pequeños.

Pedirle a un niño tímido de 11 años que definiera la tristeza parecía demasiado ambicioso. Pero tras una pausa, Rubén lo dijo todo: "Es como un vacío por dentro".

Rubén, un chico de pocas palabras y largos silencios, es uno de los muchos niños que en Venezuela se están quedando sin padre ni madre por el éxodo.

"Lo que me ayuda a llenar el vacío es el deporte", dice con claridad delante de su tía Leivis, que se ha quedado a cargo del sobrino porque su hermana, la madre de Rubén, se fue en enero a Colombia.

Cuatro tardes a la semana Rubén se desplaza solo desde su casa a un centro de entrenamiento dónde juega al fútbol.

  1. "Estaba desesperado por salir": la arriesgada travesía de los balseros que huyen de Venezuela para vivir como ilegales en la isla de Curazao
  2. Por qué los extranjeros que podrían irse de Venezuela deciden quedarse

Pese a los problemas de transporte y la inseguridad de Caracas, no tiene miedo.

Es serio, de gesto duro. "No estoy triste ni con bronca. Hablo poco", dice con fuerte personalidad.

Otros niños acuden acompañados de sus padres, madres, hermanos o con otros amigos. Él no tiene a nadie que lo aliente desde la tribuna.

Su mamá, que a veces lo llevaba al fútbol, piensa en él desde Colombia.

Tags

Lo Último


Te recomendamos