BBC Mundo

La misteriosa cuarta lengua suiza que solo hablan algunos miles de personas

Apenas el 0,5% de la población de Suiza habla romanche. Sin embargo, este idioma es una de las cuatro lenguas oficiales del país alpino. ¿Cuál es su origen? ¿Puede sobrevivir frente al impulso de otras lenguas como el alemán, el italiano o el francés?

Discurras ti rumantsch? ¿Hablas romanche?

PUBLICIDAD

El romanche es una de las cuatro lenguas nacionales de Suiza, pero menos del 0.5% de suizos podría decir que sí a esta pregunta.

El romanche es una lengua romance originaria del cantón más grande de Suiza, los Grisones, ubicado en el extremo sureste del país.

En el último siglo, el número de personas que habla romanche ha disminuido en un 50%. Hoy en día tan solo unas 60.000 personas hablan este idioma.

Los viajeros que visitan el Cantón de los Grisones todavía pueden ver el romanche en las señales de la calle, o escucharlo en los restaurantes cuando son recibidos con un ‘allegra’ (bienvenido).

Pero casi el 40% de las personas que hablan romanche han abandonado este lugar en búsqueda de mejores oportunidades laborales, y es raro escuchar el romanche fuera del cantón.

En un país tan pequeño, ¿puede sobrevivir un idioma hablado por tan poca parte de la población? ¿O está condenado a desaparecer como hicieron los dinosaurios?

PUBLICIDAD

  1. El secreto de Suiza para mantenerse unido con cuatro lenguas
  2. El victorioso pasado guerrero que explica por qué Suiza es neutral en los conflictos

Origen romano

Se cree que el romanche se originó alrededor del año 15 antes de Cristo cuando los romanos conquistaron Rhaetia, lo que ahora es el Cantón de los Grisones.

El romanche es el resultado de la combinación del latín vulgar, que hablaban los soldados y colonos romanos, y el rético, el idioma de los nativos.

Este nuevo lenguaje híbrido fue el idioma principal de la zona hasta el siglo XV, cuando el cantón se unió a una confederación conocida como el Estado Libre de las Tres Ligas.

El idioma principal de las Tres Ligas era el alemán. Las aldeas locales se encontraban aisladas las unas de las otras debido al terreno montañoso, por lo que el romanche se fragmentó en cinco dialectos diferentes, cada uno con su propio lenguaje escrito.

Esta falta de uniformidad dificultó la expansión del romanche, mientras que el francés y el alemán siguieron creciendo.

Más y más alemanes llegaron a la zona y en el siglo XIX los residentes romanches comenzaron a aprender alemán. Hoy en día el alemán es el idioma principal en el cantón de los Grisones.

Pero este no fue el fin del romanche.

102632145swiss-9ab40ac38a8e340ae96207859274c5d4.jpg

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último