BBC Mundo

Pruebas de ADN: el regalo de Navidad que puede destruir tu familia

Esta Navidad es probable que muchas personas escupan en un tubo y lo envíen por correo para hacerse un análisis de ADN. Millones de personas en Estados Unidos ya lo han hecho y es una moda que se está extendiendo. Pero ¿qué pasa cuando descubres mucho más de lo que esperabas?

Hace tres años, Jenny decidió hacerse una prueba de ADN "solo para divertirse".

PUBLICIDAD

Era la menor de cinco hijos, y siempre le había intrigado la historia de sus antepasados. Cuando era adolescente, le encantaba mirar fotografías antiguas con su abuelo y a lo largo de los años había reconstruido cuidadosamente el árbol genealógico de su familia.

Cuando sus hijos crecieron, y con más tiempo a su disposición, Jenny, que trabajaba como escritora ‘freelance’ en Connecticut, comenzó a asistir a conferencias y talleres de genealogía para mejorar su metodología. "Todos hablaban sobre estas pruebas de ADN, pero a mí no me interesaba, sonaba muy científico y yo no tengo la cabeza para eso".

Sin embargo, tenía curiosidad por ver qué podía revelar la prueba sobre su origen étnico, por lo que envió una muestra y lo probó.

No le sorprendió que los resultados revelasen que su herencia era en gran parte británica, también escocesa, con algo de genes de Escandinavia. "Muy poco exótico", dice con una sonrisa.

1048956458d82e384ed2d4e0097a4355d73584fb3-848f4095f83638e13d4ec989ce83bf3c.jpg

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último