Claves para un dormitorio feliz

La felicidad espacial (FE) se puede aplicar en cualquier habitación, con poca o cero inversión, y gratos resultados.

Por Isabel Pinto

Por Marcial Del Rio
ARQUITECTO.

Es el lugar donde más horas pasamos; por lo mismo, tiene sentido que le dediquemos al dormitorio la mayor atención. ¿Qué debemos lograr? Debe ser un ambiente óptimo para el descanso, por lo tanto, debe entregarnos la tranquilidad y el espacio para ello.
Un dormitorio desordenado es un espacio que no nos ayudará. Mantenerlo en orden y limpio de objetos innecesarios será un gran aporte al momento de descansar. Sé que hay veces que no tenemos el espacio para mantener el orden que quisiéramos, pero créanme; este punto es primordial y siempre podemos mejorar. Lo primero es observar, detenernos a ver lo que tenemos, y en base a ello hacer mejoras.
La iluminación es más que un detalle. Debemos saber iluminar y no “alumbrar” un ambiente. Usar iluminación indirecta, que no nos moleste cuando estemos acostados y que nos permita ver todo el lugar en forma segura y eficiente, puede ser un cambio que nos asombrará si lo implementamos. Iluminar cuadros, rincones, muros, cortinas o los objetos que uno quiera visualizar. Es importante entender que la luz hace magia. Realza lo que queremos ver y hace desaparecer aquello que nos perturba.
En Chile, el tema de tener un televisor en el dormitorio se ha convertido en algo cultural. A pesar que yo estoy en contra de aquello, es difícil despojarse de él. La comodidad de ver TV en cama es impagable para algunos, y una opción respetable. En este caso debe tratarse con proporción y estilo. Dimensionar el tamaño del aparato y del mueble en que se encuentra. Recordemos que los espacios hoy se diseñan cada vez más pequeños, y un gran televisor puede convertirse finalmente en una pesadilla.
La ambientación o decoración es personal. Es importante rodearse de objetos y colores que amemos, que nos transporten a emociones positivas y pacíficas, y que en cada uno de ellos haya algún recuerdo amoroso que nos haga felices.
Siempre querremos despertar en un lugar que nos produce felicidad y nos emociona. La Felicidad Espacial debemos producirla en cada rincón de nuestros hogares, en cada punto de observación o contemplación. No podemos descuidar la FE. Es un regalo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo