Al irte o en vacaciones: Cuidados del jardín en verano

Es la estación del año en que nuestras plantas y flores expresan todo su esplendor, y cuando la cosecha de algunos frutales y la floración de especies que la primavera no fue capaz de despertar, son protagonistas.

Por Isabel Pinto

 

Por Valeska Silva Pohl.

Los días soleados de verano nos permiten estar al aire libre, gozar de jardines, flores, plantas y, en definitiva, estar más en contacto con la naturaleza. Sin embargo, también estas especies requieren de varios cuidados propios de esta época. En especial si vas a dejar tu hogar porque partes de vacaciones.

Una de las primeras medidas que destaca Carmen Gloria Pizarro, docente de la carrera de Agronomía de la Universidad del Pacífico, es la preparación del suelo. “Tanto en una huerta como en el jardín ornamental, los diferentes cultivos y especies pueden sufrir con la compactación del suelo. Así es que se lo debe airear por escarda (escarbar) frecuente entre las filas y alrededor de las plantas”, explica.

En segundo lugar se refiere a la preocupación de enfermedades y plagas propias de este período. Pero, ¿cómo detectar y combatir aquellas que pueden afectar a nuestras plantas? Pizarro explica que entre las más habituales está el oídio, también conocido como moho blanco. “Se establece en hojas y frutos de las rosas (escaramujo), zapallitos italianos, pepinos, melones, vid y manzanos. Para controlarlo se debe pulverizar con infusión de cola de caballo o limpia plata (equisetum), más azufre mojable o bicarbonato de potasio”.

Otra de las afecciones más comunes es la roya, que corresponde a pústulas de color marrón-anaranjado que aparecen en la parte inferior de las hojas. “Ataca a todas las plantas de hortalizas, rosas, peras, etcétera. Para prevenir se debe pulverizar con infusión de equisetum con cobre añadido”, precisa la especialista. El mildiú es otra enfermedad que se evidencia con manchas amarillas, cafés o negras, las que se distribuyen rápidamente a toda la planta. “Es común observarlos en tomate, uva de mesa, cebolla y otras especies frutales. Su control pasa por pulverizar con una mezcla de leche y cobre”, indica la profesional.

LAS PLAGAS

En materia de plagas, los tradicionales pulgones están en primer lugar. Pueden ser de color verde, negro o anaranjado. “Los pulgones chupan la savia de las hojas, causando necrosis y defoliación. Sin embargo, tienen unos controladores biológicos que debemos preservar: las clásicas chinitas. Existen de variados colores y tamaños. Cuando ellas están presentes podemos tener la seguridad de contar con unos aliados muy eficaces”, explica Pizarro.

Las arañitas son otro tipo de plaga. Estos pequeños arácnidos microscópicos habitan en el envés de las hojas, produciendo coloraciones grises o blancas. Las encontraremos en rosales, árboles frutales, laurel en flor y otras especies. Para su control, se puede utilizar infusión de ortiga diluida y aplicaciones de jabón. También entre las plagas encontramos a las orugas, los gusanos cortadores, las polillas y los escarabajos larvas de muchas plantas, que comen hojas, frutos y flores.

Para combatir plagas y enfermedades, existen diferentes productos orgánicos que podemos preparar en nuestra propia casa. Te mostramos un par de alternativas que nos entregó la especialista:

* Ortiga. En un balde plástico picar 1 kg de ortiga y dejar macerar con 10 litros de agua. Dependiendo de la temperatura, serán necesarios 2 a 3 días para obtener un insecticida o fungicida orgánico. Si se macera de 10 a 15 días se obtiene un fertilizante universal. Una vez elaborado se debe filtrar y envasar en botella. Mantener protegido de la luz para prolongar su vida útil. Se usa en una proporción de medio litro o un litro por litro de agua, y se aplica para control de pulgones y enfermedades. Para abonar o fertilizar las plantas se debe asperjar al suelo en una dosis de 2 litros por 10 litros de agua.

* Decocción de ajo. Agregar 2 a 3 dientes de ajo picados en 1 litro de agua hirviendo. Tapar y dejar reposar 12 horas. Una vez filtrado se utiliza rociando de forma preventiva contra las enfermedades por hongos, pulgones y algunos ácaros. Aplíquelo al suelo y repita 3 veces a intervalos de tres días.

* Leche diluida. Prepare una solución de 1 litro de leche descremada por 9 litros de agua para combatir el mildiú. Se debe pulverizar una vez por semana sobre las hojas atacadas.

¿DE VACACIONES?

Si te vas de vacaciones y tienes jardín, lo ideal es contar con riego automático. Un buen vecino o familiar cercano pueden ser la segunda opción para que a tu regreso no debas volver a “rearmar” tus plantas, pasto y/o flores. Para quienes viven en departamentos hay alternativas más simples. Si tienes plantas en maceteros y hay un tip muy fácil para que no se mueran tus plantas. ¿Qué necesitas?

* Un bidón de 5 o más litros o un recipiente grande para el agua.
Cuerda de algodón, tela o similar.
Tijeras.
Ubicar las macetas a la sombra pero con buena luz.

Cómo hacerlo: Corta los trozos de cuerda según la distancia de cada macetero a regar, luego debes empaparlos con agua. Entierra un extremo en la tierra del macetero y el otro dentro del bidón lleno de agua y que quede sumergido. Repite esto con todos los maceteros que quieras mantener con este riego, ¡y disfruta tus días libres!

QUÉ ES QUÉ

Finalmente te entregamos el paso a paso para un jardín de perfecto:

1. Escardado: Consiste en escarbar la tierra a una profundidad de 2 a 3 centímetros aproximadamente, y un poco más profundo en macizos y platabandas. Se debe ayudar de una herramienta (azada o rasqueta) pequeña con tres garras unidas a un mango. Debe hacerse al principio del cultivo y luego de cada riego. En caso de lluvias, se aconseja aprovechar esa humedad para realizarlo. La aireación del suelo y destrucción de la corteza tiene muchos beneficios, ya que permite el desarrollo de lombrices que no proliferan en suelos compactados, secos y anegados. También sirve para eliminar malezas que compiten con el espacio, el agua y nutrientes de nuestras plantas.

2. Acolchado o mulch: Se debe realizar una cobertura de la tierra con paja picada o corteza fragmentada; también se pueden utilizar cáscaras de nuez. Esto promueve la vida microbiana del suelo e impide la germinación de malezas. Se sugiere no dejar los cortes de hierbas, pues promueven la aparición de babosas.

3. Aporcado: Acción para llenar la tierra alrededor de los cuellos de algunas plantas, especialmente papas, repollo, zanahorias, porotos y arvejas. Esto evita el desarrollo de collares de fijación de plagas.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo