Calefacción: Tendencias sustentables

Bajar las cuentas y evitar contribuir a la contaminación intradomiciliaria, son dos aspectos que definen la decisión de cómo calefaccionar la casa. La elección en estos casos puede marcar la diferencia.

Por Isabel Pinto

 

 

 


Fotos: Inmobiliaria Manquehue

En las cuentas mensuales, los sistemas de calefacción y su correcta administración juegan un rol significativo. Hay una creciente variedad de métodos, y cada uno requiere una administración ad-hoc para sacarle el máximo partido.

Dentro de las tendencias, destacan los sistemas denominados distritales. Acá la energía térmica se genera en forma industrial en una central distrital de alta eficiencia, y se distribuye a cada vivienda mediante una red distrital de fluido térmico altamente aislada. Cada vivienda extrae de la red distrital la energía que requiere para su calefacción y también para el agua caliente sanitaria, mediante intercambiadores de calor. “Los residentes se benefician con un sistema de energía térmica eficiente y económica, con ahorros que pueden superar el 60% respecto de un sistema tradicional individual”, señala Adelchi Colombo, gerente técnico de Inmobiliaria Manquehue.

Esta tecnología incorpora medidores de energía térmica que permiten que cada residente pague lo que usa, a diferencia de los sistemas tradicionales que existen en edificios donde la calefacción se cobra por litros de agua caliente, independiente de la temperatura a la que la recibe y la devuelve el residente, describe Adelchi Colombo.

Una de las ventajas del sistema distrital es que puede ser administrado con un criterio profesional especializado y con un enfoque industrial y fuera de la residencia del usuario. De esta forma se puede adaptar con mayor facilidad a los cambios tecnológicos de generación de energía térmica, sin que el usuario sufra las molestias y el trauma que puede significar un cambio de fuente de energía. Otra de las ventajas es que se potencia la posibilidad de optar a una co-generación térmica/eléctrica. En efecto, se podría configurar el sistema distrital de modo tal de disponer de un generador eléctrico y aprovechar la energía térmica que necesita disipar el generador, almacenándola en los estanques de inercia del sistema distrital. Esta posibilidad se potencia por el hecho de poder contar con una administración especializada.

“Dentro del marco de las tendencias de las fuentes de energía, últimamente hemos podido observar en Chile un fuerte desarrollo de las fuentes alternativas no tradicionales de generación de energía eléctrica (eólica y fotovoltaica), lo cual puede significar que, en el futuro, los sistemas de energía térmica –sobre la base de energía eléctrica– adquieran ventajas competitivas y se impongan como una nueva moda en algunas zonas del país”, explica el ejecutivo de Manquehue.

LAS OTRAS TENDENCIAS

Una opción tradicional y muy requerida por los consumidores son las estufas a parafina, de bajo presupuesto y calefacción rápida, pero que tienen como consecuencia la contaminación intradomiciliaria, agravando las enfermedades respiratorias. Además exponen a peligros de incendio o quemaduras graves si no se utilizan con especial cuidado. Por otra parte, la calefacción en base a leña es un agente altamente contaminante para el medioambiente, por lo que su uso está prohibido y multado en varias ciudades del país.

Por esto es que el mercado se ha visto en la obligación de ofrecer nuevos productos, eficientes y seguros para pasar un invierno calefaccionado. La tendencia actual se centra en la calefacción eléctrica de bajo consumo, derribando el antiguo mito de la poca eficiencia de ésta a la hora de calefaccionar.

Claudia Valdevenito, gerente de ventas de las marcas Havel y Thörben , comenta que “afortunadamente la tecnología ha avanzado muchísimo en sistemas de calefacción eléctrica. Existen múltiples alternativas, pero la clave está en comparar atributos, durabilidad, performance, precios e impacto en el presupuesto mensual, para escoger la que mejor se acomode a cada necesidad, sin dañar el medioambiente y la salud de quienes la utilizan”.

Ambas marcas tienen una detallada descripción de los diferentes sistemas de calefacción que ofrecen:

* Estufas eléctricas infrarrojas: No sólo calefaccionan eficientemente el ambiente, sino que también limpian y purifican el aire. Si en la familia hay niños, adultos mayores o alguien sufre de problemas respiratorios, también hay estufas con filtros de aire HEPA, que retienen las más pequeñas partículas de polvo que están en suspensión en el aire.

* Paneles eléctricos de bajo consumo: Son ideales para instalar en dormitorios, ya que generan un calor limpio, sano y eficiente, sin consumir oxígeno y sin ruidosos ventiladores. Para calefaccionar el baño es importante elegir un calefactor especialmente diseñado para operar de forma segura en condiciones de humedad.

La mayoría de las estufas eléctricas también se pueden programar para funcionar sólo durante determinadas horas, manteniendo una misma temperatura de manera constante, lo que impacta positivamente en mantener el presupuesto familiar bajo control. Incluso algunas pueden conectarse a la red Wifi del hogar, y permitirán controlar la temperatura de diferentes ambientes desde el teléfono celular.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo