Fin al caos en la cocina: aprende a reacomodar y clasificar tu espacio

Descubre pequeños consejos para que tu cocina no sea sinónimo de desorden, porque, cuando cada cosa tiene su lugar, cocinar deja de ser un esfuerzo y se convierte en un placer. Aprovecha el cambio de temporada para dar una segunda vida a este espacio.

Por Bárbara Carvacho

Qué complicado mantener un lugar ordenado cuando almacena tantos objetos indispensables para el día a día. Organizar una cocina no es una misión sencilla: por muchos muebles o dispensadores que tengamos a disposición, siempre sentiremos que uno más no vendría mal para esa olla a presión o ese juego de loza especial.

Pero ordenar la cocina a fondo no es tarea imposible. Tras deshacerte de todos esos recipientes sin tapa que ya no usas y dar de baja los utensilios que guardas “por si acaso”, puedes ocupar un poco de creatividad para que tu cocina se vuelva más funcional y fácil de habitar. Pequeños detalles lograrán que luzca más despejada, y que cada cosa tenga su lugar.

OCUPA LOS ESPACIOS

Hay partes de la cocina que no siempre se aprovechan bien, eso lo sabe la decoradora de proyectos inmobiliarios Lo Campino, Magdalena Alessandri, quien nos invita a “ocupar cada milímetro de espacio, considerar cada rincón como un multipropósito”.

Arriba de nuestros muebles suele quedar un espacio de separación con el techo que puede transformarse en un rincón para guardar ollas, bandejas, o loza que no se utiliza de forma diaria. Separadores de madera entre objetos, o cajas del mismo material, pueden ser la extensión de tus muebles en altura. Una repisa donde nunca lo habías pensado, ¿no?

¿Y si usas el techo? Uno de los desafíos de las cocinas americanas es arreglárselas con poco espacio, por lo mismo, muchas lucen ollas, cucharones, cacerolas, coladores o sartenes en altura. Hay colgadores de metal y racks de madera disponibles en el mercado, pero puedes ingeniártelas con una ramita firme que atraviese el espacio, añadirle ganchos y colgarle todos tus esenciales.

“Lo recomendable es destinar tiempo y preocupación para que este importante lugar luzca lo mejor posible; aunque sea pequeño. Se puede dar un toque con muebles abiertos, platos a la vista, ollas colgando, y renovar con un look más teatral para que parezca más vívida”, explica Alessandri.

Las paredes también son aliadas. Adherir una lámina con agujeros o volver a recurrir a los ganchos, habilita más opciones para poner objetos. El tema es desocupar tus muebles, liberar espacios y usarlos de mejor manera y, para eso, puedes recurrir a las huinchas magnéticas que hay en tiendas de decoración y construcción. Sostener tus cuchillos especiales o los cubiertos más grandes en tu pared o refrigerador es una buena forma de dejar todo un compartimento libre.

Los secadores de platos suelen estar al lado del lavavajilla. Si pones la misma estructura pegada en la pared, por sobre la llave, tendrás un nuevo espacio disponible y tus platos quedarán a la altura perfecta para secar y guardar. Abajo del lavaplatos también descubrimos otro mundo. ¿Estás ocupando ese rincón? Es acá donde conviene guardar escobillas, paños, atomizadores, productos de limpieza o bolsas. No es extraño ver el basurero en esta parte de la habitación. Si no es tu caso, es una buena opción para descongestionar visualmente tu cocina.

No desperdicies las esquinas. Los muebles esquineros son imprescindibles para aprovechar centímetros cuadrados. Si la arquitectura de tu casa no lo permite, siempre puedes contemplar estos vacíos para instalar alguna frutera, colgar baldes o canastos, o recurrir a un par de tablas pintadas como la repisa rústica que necesitabas. En la tienda virtual Casa Chic, tienen fruteros, cestas extraíbles, verduleros, rotondas de acero y esquineros pensados exclusivamente para tu cocina.

elevador

REPIENSA TUS MUEBLES

Usar un organizador en el cajón de cubiertos es algo normal pero, ¿qué pasa si aplicamos este principio a más muebles? Los mismos dispositivos separadores para cucharas, cuchillos y tenedores pueden ser protagonistas de otros espacios. Como cuenta Magdalena, “hay organizadores que permiten guardar y ordenar mejor los especieros dentro de los muebles, aprovechando el espacio y dejando libres las superficies para realizar labores propias de la cocina”,

Tus compartimentos tienen dos vidas si los divides con otra madera separadora o, incluso, colgadores de ropa. De esta forma vas a ocupar tanto la superficie baja como su altura. Las mismas rejillas de secado son útiles si las instalas en altura dentro de tu estante: platos abajo, vasos arriba. Todo en el mismo cuadrado.

Las puertas de estos mismos estantes son oro: si agregas un soporte horizontal, tendrás un respaldo para afirmar bandejas, tablas de cortar, platos planos e individuales. Si pones un cáncamo (anillo de metal con un tornillo), o las ya mencionadas huinchas magnéticas, las opciones aumentan.

No temas a usar separaciones dentro de los estantes, ni a crear repisas poco convencionales; tampoco desperdicies el poco espacio. “En los detalles está el gusto”, dice la experta. “Frascos de vidrio permiten ver el interior de los productos y mantenerlos mejor, todos con sus nombres”. ¿Más ejemplos? Los clásicos revisteros adquieren otra función cuando los posicionas en horizontal: perfectos almacenadores de frascos y botellas, que ahora podrás lucir organizados en altura, y no en eternas filas hacia el lado.

LA COCINA ES PARTE DEL TODO

No olvides que esta habitación es esencial en tu casa, la decoradora de proyectos inmobiliarios nos invita a “dar una ambientación que siga con el mismo estilo del resto del hogar, imprimiéndole nuevos colores y tonalidades, en tonos grises o usando el color humo, o el de madera griseada, que suman más al blanco tradicional. La cocina ya no es un lugar aislado, sino que se funde con la decoración de la casa”.

“Ahora los electrodomésticos pasan a ser objetos de embellecimiento, son útiles, aportan color y carácter a nuestra cocina. Se pueden dar toques de color con elementos funcionales o electrodomésticos, hasta se puede decorar con autoadhesivos que simulan cerámicos”, recomienda Magdalena, aunque si queremos un espacio más sobrio, “hay que aplicar la regla menos es más”.

Aunque Alessandri confiesa que, realmente, no hay tantas reglas. Puedes mezclar la madera vintage con el vidrio templado, el acero inoxidable o la cerámica. Recurrir a tus colores favoritos e incorporar elementos coloridos como ollas, floreros y hasta pizarras para dejar recados y recordatorios. “Tienes que hacer un lugar grato para dar rienda suelta a la creatividad y donde cocinar pueda transformarse en la mejor manera de entregar cariño a otras personas”.

cocina
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo