Hora de crear: más Navidad y menos impacto

Hacer de nuestra casa un espacio acogedor y especial estas fiestas depende de nosotros. Las opciones son bastantes, sólo tenemos que atrevernos a salir de los clásicos colores y elementos repetidos. Porque nuestras fiestas no tienen mucho de blanco y nieve, pero sí contamos con un montón de materiales a nuestro favor. Le pedimos a la Artista Visual e influencer, Daniela Castro; y a la también Artista Visual y decoradora a cargo de @creadode2, Isidora Valenzuela, que nos orientaran para tener una noche acorde a nuestra realidad, sustentable y llena de unión.

Por Bárbara Carvacho

Las tendencias

Año a año el diseño y la decoración nos presentan nuevas opciones para darle una onda más novedosa a las celebraciones de fin de año. Isidora Valenzuela, desde Creado de 2, identifica tres tendencias que vienen con fuerza, ideas que seguramente verás en el mercado, pero que puedes apropiarte para que tanto tu mesa de Navidad como tu árbol tengan el equilibrio perfecto entre vigencia y personalización.

“La primera es la más clásica, la nórdica. Esta viene todas las navidades porque las tendencias son de lugares en los que el clima es totalmente diferente al de Chile; países fríos, con nieve, entonces los adornos tienen este motivo más invernal”, nos cuenta, apuntando al color blanco y a los metálicos como tonos característicos.

“La segunda, y que pega mucho más con Chile, es el chic. Este estilo invita a la manualidad y está lleno de colores. Se vienen los arboles con pompones, con lanas. Un estilo mucho más mexicano. Yo optaría por éste si es que quieres algo más juvenil y colorido, más ad hoc al calor, al sol. El clásico copo de nieve y los colores fríos no pegan con nuestra realidad, pero con esta línea podemos usar hasta elementos chilenos, como la artesanía”.

Daniela Castro, ex participante de MasterChef, no sólo adhiere a este estilo, sino que suele aplicarlo hace unos años. “Mi árbol lo decoro con flores de tela que compro en Meiggs, las reciclo todos los años. Me gusta poner pelotitas de lana gruesa, lucecitas. Siento que a los árboles de Chile les falta la identidad. El mío es Latinoamericano, le pongo muchos colores, le cuelgo todo lo que tengo, termina en algo muy alegre. Acá no nieva entonces es un poco absurdo seguir la línea de blancos o colgar copos de nieve”.

La tercera tendencia es el estilo rústico. “El color verde pino prima con elementos naturales como las ramas secas, las naranjas, el color tierra y/o dorado como paletas neutras, telas como la arpillera”, e incluso la greda o los arreglos de piedra. “Es gracioso porque son cosas que se están vendiendo en el mercado, pero que puedes encontrar caminando por la calle o hacerlas con elementos que están en tu casa, y es mucho más económico”, dice Valenzuela y asegura que es perfecto para los que tienen menos tiempo, porque hasta la ramita más simple te puede salvar de un árbol aburrido si le pones un poco de brillo o pintura.

También es clave recordar la importancia de lo sustentable, reciclar y pensar en nuestra naturaleza. “Intentemos no comprar tantas cosas nuevas, reduzcamos los adornos de plástico, y si queremos usar un pino, tal vez podemos pensar en uno real o armar uno con hojas o ramas de madera. Podemos usar eucalipto, en Chile está lleno”, cuenta la decoradora.

¿Y si nos alejamos del clásico árbol?. “Atrevámonos a cambiar, ¿qué pasa si lo hacemos de ramas o interactivo para los niños? Puede ser de fieltro, fijado a la pared, con la opción de pegar y despegar sus adornos. Hasta se puede hacer con masking tape”, agrega la fundadora de @creadode2.

“Ahora la gente se atreve más, hace dos años que veo cómo se animan a armar árboles de luces. Quizás este año se me ocurra hacer un cactus navideño ¿por qué no? No tengo tanto tiempo y amo los cactus, entonces puedo comprar uno más grande, ponerle luces, colgarle una cintita y ya está, decoración acorde a Chile y a mi casa”, nos cuenta la autora de “500 Recetas y Tips de 500 Caracteres”, sobre las opciones que ve disponibles.

Navidad

Los materiales

Para no caer en las pelotitas típicas, el pesebre viejo y los pascueros abrigados a más no poder, hay un mundo de herramientas para que juguemos a decorar. “Son infinitas las posibilidades, ideas del estilo hazlo tú mismo que podemos aplicar”, dice Isidora Valenzuela.

“Con mi familia implementamos hacer adornos con masa de sal. La haces con dos tazas de harina, una de sal y una de agua, la cortas con moldes y la dejas secar hasta el otro día”, de ahí en adelante se aplica tu creatividad: pintar con acrílicos, plumones, ponerle mostacillas o lentejuelas a tus propios adornos.

“Le pones un cordelito y lo cuelgas en el árbol o los usas como decoración de la mesa”, añade. También está el cartón. “Es un material que nos permite hacer muchas cosas, es fácil de manejar. Podemos hacer nacimientos, incluir aplicaciones dentro del mismo árbol, o podemos cortar muchas veces la misma figura e ir traslapando para crear figuras tridimensionales preciosas”.

La ex panelista de Mucho Gusto, de Mega, también da sus ideas: “puedes cortar estrellitas de cartón, las pintas, les pones glitter, les haces un hoyito y le pasas una cinta, quedan muy lindas para colgar donde se te ocurra”.

La mente tras @creadode2 también juega con frutas deshidratadas: “cortas naranjas o limones en rodajas, las ponemos dos horas al mínimo en el horno y cuando pierdan toda el agua, les pasas un cordelito y quedan unas guirnaldas preciosas”, explica. “Las cosas hechas con crochet están increíbles. Me encanta la reivindicación de lo que hacían las abuelitas y el tejido; es un boom relativamente nuevo y se puede aprovechar mucho si le damos la vuelta moderna y juvenil”.

Las opciones están: usemos los elementos del día a día: frutas, verduras, especias, romero o canela.

 

La magia de los detalles

“Amo los detallitos”, cuenta entusiasmada la joven influencer que suma más de 670 mil seguidores en Instagram, revelándonos sus tips para esta especial noche. “Me gusta armar rincones con luces, usar velas de colores, aromatizar con canela espacios como el baño, colgar cintas en las puertas y tratar de armar todo un ambiente porque no se trata de sólo armar el árbol maravilloso”.

Desde la decoración, Isidora nos invita a poner ojo en la mesa. “Decoremos con eucaliptos, con frutas al natural, optemos por géneros como la arpillera o el lino para conseguir naturalidad; podemos tomar las servilletas y amarrarles un detalle bonito, como un palito de canela o un perrito de ropa con ramas de romero, y así podemos reducir lo máximo posible el gasto y el impacto al planeta”.

La Navidad se trata de juntarnos con los que amamos, por eso nos esforzamos tanto en embellecer nuestro espacio, pero siempre con un sentido.

“A mí me gusta poner todo lo que encuentro, darme tiempo para decorar. Más que ir a comprar el set de adornos que todos tienen, prefiero hacerlos. Tomarme un día para hacer corazones de cartón, otro para hacer estrellas, y así. La idea, para mí, es ir armando la Navidad con el paso de los días, no llegar y decir ‘hoy voy a armar el árbol’, tratemos de hacerlo una experiencia que nos haga pensar, hacer manualidades, que podamos ver cómo va mutando nuestro espacio”, dice Daniela Castro.

Isidora Valenzuela, por su parte, nos invita a convertir la decoración y el diseño en una experiencia de familia y/o amigos. “Si hay niños en la casa, involucrémoslos, tomémonos un fin de semana para hacer las figuras de masa de sal, donde cada uno cree, coloree y cuelgue la suya. Adornar puede ser una actividad en familia que nos reúna más que ir a comprar y seguir contaminando nuestro planeta”.

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo