Interiorismo: claves para una remodelación exitosa

Según entendidos, el período entre septiembre y diciembre es el más solicitado y óptimo para realizar un cambio parcial o radical en nuestra casa. Los meses con mejor clima y más horas de luz, invitan a embarcarse en este desafío estético que puede contemplar, desde pintar tus paredes, hasta reformar todos tus ambientes.

Por barbaracarvacho

Derribar una muralla, ampliar ventanas, cambiar el piso, mejorar el techo. Lo que necesitas para mejorar con urgencia tu hogar, es algo tan personal que las opciones son infinitas y pueden adecuarse a bolsillo, estilo y tiempo para invertir. Eso sí, hay tendencias que se vienen y tips infalibles.

Tal como comenta el diseñador Cristóbal Quintana, “el interiorismo o el diseño de ambientes es el reflejo de nuestra alma, de quiénes somos. Tener un espacio cómodo, agradable a la vista, que renueve tu energía, es súper importante para la calidad de vida”. Y no sólo hablamos de dónde vivimos, “un restaurante que tenga una buena iluminación, una decoración, que se demuestre que hubo dedicación y detalle, genera un ambiente donde quieres volver. Lo mismo con las oficinas. Si aplicas reglas ergonómicas, con un proyecto detrás bien ejecutado, logras trabajadores más a gusto y con mejor productividad”.

Claves esenciales

“Lo primero que debemos considerar es el año de construcción de nuestra casa o departamento, ya que de eso depende la situación en la que se encuentran nuestras cañerías, cables eléctricos, calidad de materiales, y el estado en el que se encuentra el suelo. Cuando son construcciones muy antiguas, por ley, se debe recablear el recinto completo puesto que con el consumo de nuevos artefactos eléctricos, los cables viejos no soportan la carga y pueden causar cortocircuitos y daños mayores, como incendios”, nos cuenta Quintana.

“En el caso de los pisos, cuando se quiere cambiar pavimento, a veces nos damos cuenta que el suelo es irregular. Por eso hay que hacer una nivelación. Eso implica un costo en materiales y mano de obra adicional que muchas veces no tenemos presupuestado”, agrega como detalles importantes a tener en cuenta, “además de conocer el material de nuestras paredes en caso de querer realizar ampliaciones. A veces no sabemos qué muros contienen vigas estructurales imposibles de quitar, y es mejor saberlo antes de tener expectativas que tendrán que cambiar”.

Manos a la obra

La tendencia que se viene dando en el interiorismo es la personalización, la sustentabilidad. Que un espacio nos pertenezca, que no tenga un impacto grande para el planeta y que sea funcional aun cuando el espacio sea cada vez más pequeño.

“Hace diez años, la novedad era demarcar los recintos con distintos materiales: pavimento distinto en la terraza, en el hall de acceso, en el living, en los dormitorios y baños; son 5 ó 7 materiales distintos en un solo proyecto. Ahora la tendencia es todo lo contrario, unificar los recintos. Eso nos va a permitir dar mayor sensación de amplitud, además de hacer más fácil la mantención”, comenta Diego Croquevielle, gerente de la inmobiliaria Altas Cumbres. Para lograr esta sensación, la idea es evitar que los materiales o terminaciones “corten” la visual.

Desde inmobiliaria Urbes, apuntan a la eficiencia. “El diseño debe conducir y aprovechar la luz que entra por las ventanas. La luz es un recurso que hay que potenciar a través de la selección de materiales, de manera que rescaten y pongan en valor la luz natural”, ojalá en espacios como pasillos, la cocina, baños y dormitorios.

interior

"Otra gran tendencia es acercar los espacios a lo natural, usar colores y texturas que evoquen la naturaleza y que entreguen sensación de relajo, una suerte de amortiguador de estrés. La iluminación es clave, sobre todo en las terrazas, en esta temporada de mayor temperatura”, dice Loreto Malig de Urbes.

El diseñador concuerda y apunta al minimalismo. “Buscamos espacios libres, sin tanta información. Que el mobiliario sea cada vez más recto y sin tanta decoración. Siempre es bueno tener un elemento de diseño distintivo, alguna luminaria, silla, cuadro, que dé el sentido histórico al espacio”. Asegura que en Europa ya se opta por el diseño ecológico, muy ecléctico, con base en la reutilización y reparación de muebles.

“Elementos de decoración que generen espacios sin estilo definido, sino más bien postmodernos, donde una silla del siglo XV puede combinarse con un cuadro de Mondrian. Un estilo sin reglas, lo que hace que puedas personalizar aún más tu espacio. Se pueden mezclar objetos clásicos con modernos. La idea no es tener un caos, pero hay que saber cómo elegir y destacar”.

¿Y los más arriesgados? “El estilo industrial está muy de moda también en departamentos y estudios de jóvenes, los llamados departamentos de solteros, donde se muestra un espacio más rudo, con hormigón y cañerías a la vista, materiales tal y como son: concreto, ladrillo, madera y metal, dominan esta línea”, agrega.

En cuanto a colores, Quintana nos dice que confiemos en la rueda cromática que nos ayuda a combinar entre ellos: los complementarios, suplementarios, análogos, compuestos, monocromáticos.

La idea es generar una armonía acorde a lo que buscamos; lo mismo con los materiales a usar, siempre tratando de ser lo más noble posible: que la madera sea madera, que el espacio cobre más valor y con más vida, cosa de obtener diseños que perduren en el tiempo y no tener problemas a futuro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo