• Cuando se creó la Comisión del Sistema Nacional de Certificación de Competencias Laborales, ChileValora, en 2009, se hizo pensando en poner a disposición del mundo del trabajo -trabajadores y empleadores- herramientas que permitan avanzar y desarrollarse laboralmente.

Para ello, se generó el sistema de certificación de competencias laborales cuya función principal es reconocer formalmente las competencias laborales de las personas, mediante certificación, independientemente de la forma en que las personas hayan adquirido los conocimientos y de si tienen o no un título o grado académico.

Para el secretario ejecutivo de la institución, Francisco Silva, “se han conseguido avances relevantes que permiten seguir aportando en la construcción de un sistema que contribuya a la reducción de las brechas del capital humano, genere mayores oportunidades de formación continua y cuente con trabajadoras y trabajadores calificados; favoreciendo con ello su empleabilidad y, por consecuencia, la productividad del país”.

A diez años de su creación, la institución refuerza esta labor, pero también suma nuevos ejes, con el objetivo de responder adecuadamente a los requerimientos que surgen en un escenario donde la automatización, tecnologización y otros factores influyen drásticamente en el mundo del trabajo. Estos nuevos focos responden a la necesidad de articularse con la educación Técnico Profesional y la prospección laboral.

Identificando oportunidades

ChileValora ha creado el Área de Estudios y Prospección del Mercado Laboral, que permitirá poner a disposición de distintos usuarios información de éste ámbito para orientar la toma de decisiones e implementar políticas públicas pertinentes, de esta forma, se podrá analizar la evolución del empleo y distinguir los sectores que concentran mayor generación de puestos de trabajo, identificando las competencias más demandadas y las ocupaciones más expuestas a los efectos del cambio tecnológico.

En cuanto al vínculo con la educación técnico profesional se está desarrollando un trabajo con diversas instituciones públicas y privadas para facilitar el desarrollo de trayectorias laborales, impulsando el reconocimiento de aprendizajes previos, las salidas intermedias y el diseño curricular acorde a las necesidades de las industrias y alineado al Marco de Cualificaciones Técnico Profesional.  Esto, dada la necesidad que existe de contar con una fuerza laboral que acceda a una formación continua, que le permita responder a las necesidades del mundo del trabajo.

Una década de certificación de competencias laborales

En estos diez años de funcionamiento, ChileValora cuenta con más de 120 mil trabajadores certificados en los distintos sectores productivos. El de Gastronomía, Hotelería y Turismo ha sido el que más procesos ha llevado a cabo, con más de 21.300 certificaciones entregadas; seguido por Agrícola y Ganadero con más de 21 mil trabajadores; luego el de Construcción con casi 17 mil personas certificadas; y el de Transporte y Logística con casi 14 mil procesos realizados.

  • “La certificación de competencias es una herramienta importante para los trabajadores a la hora de mejorar la empleabilidad y movilidad laboral, porque es el reconocimiento dado por el Estado  de Chile que avala sus conocimientos y experiencia. Esto les permite tener la garantía de su saber hacer y así desarrollarse de mejor manera en un mercado laboral cada vez más dinámico y exigente”, indicó Silva.
  • “Dentro de este camino, tenía la meta de descubrir qué era lo mío, cuál es mi fuerte, cuáles son mis capacidades. Para mí la certificación te da un plus para futuros trabajos y te hace sentir orgulloso, porque significa que se hace bien la pega”, dice Lucas Acevedo, trabajador certificado en Comercio.
  • “El Estado de Chile nos está dando dignidad a través de la entrega de nuestros diplomas y es fundamental que se siga replicando en la región y en el país, porque muchos de los que estamos acá hemos aprendido en la práctica,  no tuvimos la oportunidad de ir a la universidad, pero sí se ha traspasado el conocimiento desde la miticultura ancestral que se nos ha traspasado en nuestras comunidades y que hoy es un aporte a la economía del país”, Elías Colivoro, trabajador certificado en Industria de Mitíldios de Castro.
  • “Para nosotros este diploma nos permite mostrarles a nuestros familiares que cumplimos metas y objetivos, después de haber quebrantado a la sociedad en el pasado. Hoy tenemos herramientas y conocimientos para enfrentar de mejor manera nuestras vidas y ahora sólo depende de nosotros aprovechar esta oportunidad”, señaló José Guzmán, uno de los internos certificados como Panificador.
  • “Fui mamá a los 16 años y terminé mis estudios en la Fundación Soy Más. Es una alegría tremenda recibir este certificado porque se reconoce el esfuerzo que cada una de nosotras hizo día a día. Siempre me ha gustado la interacción con la gente y me gustaría seguir trabajando en el área comercial” señaló Arlén Durán, quien eligió certificarse como Vendedora.

Te invitamos a explorar el sitio web Chilevalora.cl y encontrar toda la información que necesites.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo