A principios de enero de 2020, el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio inició un catastro georreferenciado de alteraciones y daños a bienes e inmuebles patrimoniales que se está aplicando en todas las regiones del país.

El catastro abarca no solo monumentos nacionales, públicos, históricos e inmuebles en zonas típicas, sino también aquellos bienes protegidos por el plan regulador y que son inmuebles y zonas de Conservación Histórica, que se hayan visto afectados desde el 18 de octubre de 2019.

Hasta hoy se ha catastrado el 82% de las zonas prioritarias y se estima que el proceso ya estaría por culminar.

El Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio afirma que las últimas cifras indican que en las zonas definidas como prioritarias se han registrado 319 monumentos públicos y 881 inmuebles patrimoniales con algún nivel de alteración, es decir 1.200 en total.

Hoy en día el Gobierno está armando un plan de reconstrucción y hace unas semanas se nombró al Secretario Ejecutivo del Plan Recuperemos Chile, Ignacio Guerrero Toro, el cual tiene la labor de trabajar en el levantamiento de los daños y la posterior reconstrucción de todo lo perdido.

El Plan Recuperemos Chile tiene como objetivo reparar los daños que se registraron en el país a partir del 18 de octubre del año pasado, parte del trabajo es poder rescatar las áreas en virtud de la comunidad y espacios comunes.

Frente a este tema surge la interrogante ¿se reconstruye o rediseña? En el caso de los monumentos e inmuebles patrimoniales, Jorge Escalona, Director de la carrera de Ingeniería en Construcción de Duoc UC sede Alameda afirma: “Lo más importante es la restauración, puesto que el valor del patrimonio tiene como base la identidad del país, restaurar implica no modificar la esencia material y formal de los elementos, lograr el origen de las cosas dañadas, con la mínima o nula intervención”.

Aún no se sabe por cuál lugar, monumento o inmueble se comenzará la recuperación, ya que primero se debe realizar un levantamiento profundo de lo dañado, tanto de lo patrimonial como de lo estructural, luego analizar cada proceso, sin lugar a dudas, una de las etapas más críticas en el proceso es la de rediseñar donde debemos aplicar nuevas tecnologías constructivas desde una mirada sustentable”, explicó Escalona.

Por ahora, a fin de velar por la seguridad y recuperación de los inmuebles y zonas afectadas, junto con el bienestar de la comunidad, el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) acordó agilizar la autorización de obras provisorias de seguridad, reparaciones menores y trabajos de reposición.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo