Entrevista con el doctor Ramón Gutiérrez:

Crisis sanitaria mundial, pandemia, covid-19, confinamiento y nueva normalidad son conceptos que se tomaron el protagonismo de la agenda en materias de salud, dejando en segundo plano importantes temáticas que afectan a nuestra población.

Partiendo por el cáncer, principal causa de muerte en Chile según el último Anuario de Estadísticas Vitales publicado por el INE en 2017, que registra 106.388 defunciones, de las cuales 27.504 se produjeron por tumores malignos, in situ, benignos y de comportamiento incierto o desconocido.

En este aciago panorama, la inmunoterapia aparece como un procedimiento médico que ha logrado impactantes cifras positivas en la recuperación total de diversos tipos de cáncer.

Y para conocer en profundidad los alcances de este novedoso modelo, Publimetro conversó con Ramón Gutiérrez, médico patólogo de la U. de Chile, oncólogo molecular formado en España, presidente de la Sociedad Chilena de Oncología Molecular y director del Centro Clínico Recell, además de otros centros de oncología molecular en Estados Unidos.

Doctor Gutiérrez, ¿cómo es el actual panorama para quien ha sido diagnosticado de cáncer en Chile?

-Es un panorama bastante complejo, pues se ha distanciado la relación entre las instituciones a cargo de un tratamiento oncológico y el paciente producto de las cuarentenas, cordones sanitarios y confinamientos, frente a una enfermedad que ya es particularmente complejo, pues requiere mucha educación y orientación, además de una proximidad del paciente al equipo clínico para poder establecer cuáles son los pronósticos asociados para entender cuál es el camino que hay que recorrer.

Sabemos que frente a un cáncer diagnosticado no hay tiempo que perder. Y pese a ello, son muchos los pacientes que esperan meses por un tratamiento para cáncer debilitando su opción de recuperación…

Efectivamente, el cáncer es una enfermedad potencialmente mortal si queda sin tratamiento. Por lo mismo el pronóstico es mucho mejor mientras más pronto y reciente sea su identificación. Y de esta manera, un tratamiento de cáncer tiene una alta probabilidad de curación, entiendo que ésta no es el único propósito del tratamiento oncológico, pues también se apunta a una mejor calidad de vida y hacia aumentar una sobrevida general. Todo esto pasa por en qué etapa del cáncer se ha hecho el diagnóstico.

¿En qué momento y cómo aparece la inmunoterapia y porqué se le considera el nuevo pilar terapéutico?

-Tradicionalmente los tratamientos convencionales contra el cáncer pasaban por cirugía, radioterapia y quimioterapia. Sin embargo, pese a la efectividad que demuestran, hay pacientes que no responden a esos métodos y requieren tratamientos adicionales, que hoy se conocen como “no convencionales”. Son de avanzada tecnológica y se incluyen tratamientos personalizados, biológicos, que entregan interesantes resultados. El tema es que estos tratamientos en el mundo dependen de los ahorros del paciente, de sus seguros complementarios o de su capacidad contractual y no de un sistema de salud… Respecto de la inmunoterapia debemos decir que tiene más de cien años con la aplicación de ciertas bacterias que activaban la inmunidad del paciente, generaban cuadros de fiebre y producían una reducción del tamaño tumoral. Y ya en la década del 70 se descubrieron las células dendrítricas (se encuentran en los tejidos, como la piel, y estimulan las respuestas inmunitarias al presentar en su superficie un antígeno ante las otras células del sistema inmunitario), que es lo que nosotros trabajamos como consorcio.

CUIDADO CON LAS “GRANDES OFERTAS”

Cabe señalar que este tipo de tratamiento obtuvo el premio Nobel en 2010 y 2018 gracias a sus positivos resultados. “Se trata de un tema altamente conversado en la Agrupación de Oncología en Estados Unidos que, como yo, integran oncólogos de distintos países, llegando a la conclusión de que, efectivamente, la inmunoterapia es el cuarto pilar dentro de los tratamientos oncológicos”, explica el doctor Gutiérrez.

Pero también es enfático en señalar que cada paciente debe tener claro cuál es el tratamiento de inmunoterapia que más le sirve. Hoy en día se vende una serie de tratamientos y fórmulas, que van desde venenos de algunos insectos, pasando por químicos y hasta inyecciones de bacterias o uso de raíces de árboles, etcétera. Cuando la verdad es que los tratamientos reconocidos y destacados son tres: las células dendrítricas, terapia de células CAR-T y los inhibidores de puntos de control.

¿Cuáles son las ventajas del tratamiento desarrollado por BioGénica y aplicado por Recell?

– Lo más importante, es que la inmunoterapia en este caso aplica para pacientes que están en tratamiento con terapias convencionales y que quieren mejorar su efectividad o tolerarlas mejor. También es adecuada para pacientes que no obtuvieron buenos resultados con cirugía, radio y/o quimioterapia. Por último, también está pensada para pacientes que sí se curaron con las terapias convencionales y que quieren reducir las posibilidades de un cáncer residual. A través de distintas técnicas que se han ido aplicando en los últimos 10 años, hemos podido tratar tumores de la sangre, como las leucemias.

RESULTADOS AVALADOS POR LA EXPERIENCIA

Recell fue creada en 2010 por el consorcio BioGénica, con 20 años de trayectoria en Concepción, con un acento fuertemente identificado con la Octava Región y con un historial de éxito y constantes avances.

De esta manera, se transformó en el primer centro regional y nacional en inmunoterapia adoptiva específica personalizada de tercera generación, a partir de muestra de sangre y biopsia del tumor. Luego llegó la adjudicación de proyectos Corfo e IncubaUdeC para validación de protocolos, el desarrollo de kits moleculares y tumorales, los testimonios y resultados de pacientes propios, liderazgo de sociedades científicas, y alianzas con países de América y Europa, gracias a la reducción en 80% del costo en protocolos similares en esos países.

Pese a ello, más del 90% de la actividad de ReCell es solicitada desde fuera de la región, y más del 60% se exporta. Sin embargo, su casa matriz se mantiene en Concepción, para facilitar el acceso a pacientes, sin traslados, gracias a su exclusivo modelo de atención domiciliaria, lo que asegura un oportuno acceso, ahora mismo, al paciente, bajo su concepto de “un tratamiento preparado sólo para un paciente”.

Para conocer más información revisa el video completo con la entrevista al doctor Ramón Gutiérrez. Y para atención puedes dirigirte a la sede de Recell ubicada en Concepción (Pedro de Valdivia 1093), además de la página www.recell.cl, y el contacto directo a través del correo [email protected] o en los fonos +56947711179 y +56954015631.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo