La emergencia sanitaria, económica y social que se ha generado en el país durante este año, llevó a Abastible a profundizar en su política de sostenibilidad, reforzando aún más el vínculo con las comunidades donde opera para entregar apoyo a los sectores más vulnerables de la sociedad, a través de alianzas con entidades públicas y privadas de alcance nacional.

En marzo y luego de instalar rigurosos protocolos sanitarios para cuidar a colaboradores y clientes, la compañía se puso a disposición del Ministerio de Desarrollo Social y Familia, para dotar de manera gratuita de gas licuado y estufas a los albergues para personas en situación de calle de todo el país. A esta donación, realizada por segundo año consecutivo, se sumó la urgencia de proteger a los adultos mayores que constituyen la población de riesgo más expuesta de la pandemia; por ello, Abastible incorporó a los Establecimientos de Larga Estadía para Adultos Mayores (Eleam) sin fines de lucro en el Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama).

Gracias a esta acción, durante el invierno la energía del gas licuado para calefacción alcanzó a 215 albergues administrados por Desarrollo Social y Familia, que corresponden al 100% de la red, y a 108 residencias vinculadas al Senama que son los hogares de 2.800 adultos mayores.

Al respecto, el subsecretario de Servicios Sociales, Sebastián Villarreal, comentó que “el año pasado junto con Abastible comenzamos una experiencia de trabajo colaborativo, donde gracias al aporte de la empresa pudimos calefaccionar gran parte de nuestra red de albergues para personas en situación de calle. Este año renovamos esta alianza, lo que se traduce en más de 300 estufas y más de 7.000 cargas de gas licuado para albergues desde Arica a Magallanes y toda la red de centros de larga estadía para adultos mayores en Chile. Estamos muy agradecidos de esta colaboración radical”.

APOYANDO LA SALUD

En paralelo, Abastible se comprometió con la Red Primaria de Salud, que a través de Cesfam y postas rurales, resguardan el bienestar de las comunidades y que hoy son pieza esencial para prevenir y detectar los brotes de covid-19, a través de su trabajo en terreno para controlar la trazabilidad de los contagios. Para apoyar a los funcionarios de la salud y a los pacientes también, la compañía donó la calefacción del gas licuado para el 50% de la red.

El apoyo fue más allá, al ayudar a la Posta Central de Santiago a habilitar con calefacción espacios que no estaban siendo utilizados, instalando dos generadores eléctricos a gas licuado, para aumentar las camas críticas y permitir que funcionarios y pacientes tuvieran un ambiente más cálido. Asimismo, y pensando en potenciar la distancia física y la comodidad del personal de salud, Abastible donó una carpa modular calefaccionada e impermeable de 375 metros cuadrados, que se armó en el antiguo estacionamiento del hospital y que hoy es un punto de alimentación y descanso imprescindible, ya que permitió disminuir el contagio entre el personal del hospital

El subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, destacó que “la donación de Abastible tanto a la Red Primaria de Salud como a la Posta Central se ha transformado en un importante aporte para nuestros funcionarios de la Salud, quienes han realizado un trabajo formidable durante esta pandemia”.

CHILE COMPARTE CALOR

En junio, Abastible y Techo Chile formaron una alianza y crearon la campaña “Chile comparte calor”, con el objetivo de reunir recursos a nivel nacional, para llevar gas licuado a miles de familias de campamentos y villas de block con las que trabaja la fundación en todo el país. Como impulso al desafío, la compañía donó más de 6.000 cargas de gas licuado, incluyendo el aporte de sus colaboradores, para que las familias contaran con calefacción en período invernal y las comunidades tuvieran la energía necesaria para organizar las cocinas comunitarias que hoy son esenciales para alimentar a quienes no tienen recursos para preparar una comida caliente.

Sebastián Bowen, director ejecutivo de Techo-Chile señaló que “la carencia de energía para abrigo, cocina y aseo es una preocupación permanente en las familias con las que trabajamos, lo que se ha visto aumentado en esta crisis sanitaria. El invierno agudiza este problema, particularmente cuando muchas personas han perdido sus trabajos o no pueden salir para evitar contagios”.

NUESTROS HIJOS

Otra entidad de la sociedad civil con la que Abastible estableció una alianza de colaboración fue la Fundación Nuestros Hijos, que hace 29 años apoya a las familias de escasos recursos que tienen un niño afectado de cáncer. Durante julio, la compañía le donó cerca de 300 estufas que fueron distribuidas entre estas familias a nivel país, lo que se suma a 1.500 cupones gratuitos para recargar gas licuado.

La doctora Marcela Zubieta, presidenta de la fundación, se refirió a la donación diciendo que “estamos muy agradecidos con Abastible por acompañarnos este invierno y ayudar a las familias de la fundación con algo tan importante como la calefacción del hogar, no sólo para mejorar la calidad de vida de estas familias, sino para evitar complicaciones adicionales en la enfermedad de los niños”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo