Nueva moda: jóvenes realizan prácticas por “amor al arte”

Nueva moda: jóvenes realizan prácticas por “amor al arte”
Por:

Para cualquier recién egresado, una pasantía gratuita es un rito de paso para alcanzar, algún día, el ansiado primer contrato. Pero poco a poco en todo el mundo se está empezando a transformar en una ocupación por sí misma, y es tratada por las empresas como una verdadera estrategia económica.

“La cultura de pasantías que rige en EEUU se está difundiendo globalmente”, dice Ross Perlin, autor del libro “Nación Interna: Cómo Aprender un Poco y Ganar Nada en la Difícil Nueva Economía”. “La cantidad de trabajadores precarios crece día a día y muchos internos actualmente corren el riesgo de caer en una trampa de pasantías. Eventualmente, alcanzar un trabajo pagado se vuelve cada vez más difícil en ese escenario”, explica a Publimetro.

Según algunos economistas, el modelo neoyorquino se imita en varias ciudades del mundo porque si las compañías no tienen que comprometerse a contratos largos y pueden deshacerse de sus empleados fácilmente, eso podría ayudar a que se contrate más gente. Tal como sucede en EEUU.

Pero a pesar de las buenas intenciones, tal parece que sólo se consigue el efecto opuesto. El reporte del área Euro este año muestra una clara conexión entre el desempleo juvenil y la cultura de las pasantías. En sólo un año, 20 países miembros de la UE han experimentado alzas en el desempleo.

Países como Italia y España ya han adoptado como norma las pasantías sin paga, y sus tasas de desempleo juvenil son altas. Mientras antes de 1980 sólo un 3% de los universitarios de EEUU hacía una práctica, hoy el 75% las hace. Y consisten en lo que sea, desde limpiar oficinas hasta trabajar a tiempo completo como empleados, pero obteniendo nada o casi nada a cambio.

Paloma Casillas, egresada de periodismo, actualmente está en su tercera práctica, esta vez en el Senado de Madrid. Aunque reconoce que es un paso necesario en su carrera en vistas de obtener un buen trabajo, su opinión es que en España la situación se ha salido de control. “Trabajas las mismas horas, igual de duro, pero ganas tres veces menos, si tienes la suerte de que te paguen. Eso es muy injusto”, dice a Publimetro.

Y como parece que la recesión no se acabará del todo hasta 2018, aparentemente tendremos seis años más de internos en trabajos mal pagados. “Un exceso de pasantías sin paga puede alterar negativamente el sueldo mínimo”, advierte José Miguel Albala-Bertrand, profesor de Economía en la Universidad Queen Mary de Londres.

Pero Renato Faccini, experto en trabajo de la misma universidad, defiende la tendencia: “Las pasantías son contratos temporales que las empresas usan para captar a los buenos trabajadores y darles posiciones permanentes. Existen desde la Edad Media, y es natural que existan y los jóvenes las usen para aprender trabajos nuevos”.

Como sea, Perlin cree que el principio del fin de esta moda está cerca, debido a las repetidas demandas contra empresas que ha originado. “Puede que estemos en  las repetidas demandas contra empresas que ha originado. Puede que estemos en las primeras etapas de una ola de rechazo al fenómeno de las pasantías que se ha salido definitivamente de las manos”.

Pincha los puntitos para cambiar de página— >

Loading...
Revisa el siguiente artículo