Inti Illimani interpretará Cantata de los Derechos Humanos

La Congregación de los Sagrados Corazones y la Vicaría de Pastoral Social y de los Trabajadores, con el patrocinio de la Vicaría General de Pastoral del Arzobispado de Santiago, presentarán el lunes 25 de noviembre a las 19:30 hrs. la cantata de los Derechos Humanos.

Por

Con el objetivo de hacer memoria del trabajo incansable que inició la iglesia católica pocos días después del golpe de Estado de 1973, la Congregación de los Sagrados Corazones y la Vicaría de Pastoral Social y de los Trabajadores, con el patrocinio de la Vicaría General de Pastoral del Arzobispado de Santiago, presentarán la cantata por los Derechos Humanos.

La actividad –que marca el inicio de las celebraciones del centenario del nacimiento de su autor, Esteban Gumucio, ss.cc  – será gratuita y abierta a todo público y se llevará a cabo en la Catedral de Santiago, en la Plaza de Armas el próximo lunes 25 de noviembre a las 19:30 hrs.

Quienes interpretarán esta vez la cantata serán el conjunto Inti Illimani, el coro Orfeón de Santiago, dirigido por Víctor Alarcón, la Orquesta Universitaria dirigida por Alejandro Guarello (compositor de la obra) y la narración estará a cargo del destacado actor José Secall.

“De alguna manera Inti Illimani tiene una historia larga de defensa de los derechos humanos, por lo que cuando nos pidieron participar, para nosotros fue bien impactante y así nos fuimos entusiasmando con la idea. Al irla tocando, hemos ido descubriendo el tremendo coraje que hubo al decir las cosas que se dijeron”, dice Marcelo Coulón, de Inti Illimani.

 Y es que para este grupo de músicos, prepararse para este gran evento ha sido todo un desafío. “Curiosamente es una cantata donde en ciertos momentos no todo el grupo está participando y eso es diferente a nuestro estilo, ya que en nuestras canciones estamos todos siempre tocando. Pero primero está el respeto a la música, que es una música con una connotación bien precisa y la verdad es que hemos tratado de respetar al máximo el color, la sonoridad que tuvo en su época aunque a veces vienen ganas de querer aportar como hombre creador, pero no, pues lo que corresponde es entregar esta arma que es el Inti Illimani a esta causa muy bonita”, confiesa Coulón.

Para Marcelo Coulón, este encuentro sorprenderá a todo el público de Inti lllimani y a todos quienes participen de esta cantata. “Creo que la gente está muy curiosa. Estos 40 años (del golpe militar) han marcado mucho la agenda, entonces creo que va a ser una tarde muy emotiva, muy especial y nuestro público es muy sensible a eso. Nosotros sólo somos ahí los representantes de mucha gente. Nosotros nos involucramos con el público a la par y eso es el gran desafío del artista y esta cantata es una oportunidad para eso.” 

La cantata

El Simposio de los Derechos Humanos, que se realizó en Santiago entre el 22 y 25 de noviembre de 1978, fue organizado por el Cardenal Raúl Silva Henríquez. A la convocatoria asistieron personalidades nacionales e internacionales, tanto de la Iglesia Católica, de otras iglesias cristianas y confesiones religiosas, como del mundo civil, expertos en materias relacionadas con los derechos humanos y representantes de organismos internacionales. Tanto la inauguración como la clausura de este encuentro tuvieron lugar en la Catedral Metropolitana, único lugar posible para llevar a cabo un encuentro de estas características en tiempos difíciles.

Al concluir el Simposio, se acordó que cada 25 de noviembre se hiciera un acto de compromiso con la promoción y defensa de los Derechos Humanos. “Hoy, en esta Iglesia Catedral, hemos encendido una luz de esperanza en medio de un mundo que busca claridades. Continuaremos caminando al resplandor de esta luz para que nuestras acciones e inspiraciones, nuestros proyectos y deseos, renueven la esperanza entre los oprimidos del mundo entero. Cada 25 de noviembre encenderemos la llama de estos cirio para unirnos de nuevo como hoy a renovar nuestro compromiso de luchar para que todo hombre tenga derecho a ser persona”, señala el compromiso asumido en el Simposio sobre los Derechos Humanos.

La cantata de los Derechos Humanos le fue encargada al sacerdote Esteban Gumucio, quien utilizó la metáfora de Caín y Abel para representar la agresión entre los hermanos. La música estuvo a cargo del joven músico, en ese tiempo, Alejandro Guarello.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo