Isabel Pantoja fue ama y señora de la Quinta Vergara

La cantante española se despachó un sólido show que llevó al Festival de Viña del Mar a los años en que los shows parecían no tener hora de cierre

Por Nicholas Townsend

Una Quinta Vergara entregada en su totalidad y emocionada hasta las lágrimas. Esa era la postal que perpetuaba el debut de Isabel Pantoja en la tercera jornada del Festival de Viña del Mar.

Todo comenzó con un video recordando a Juan Gabriel y una posterior petición de Rafael Araneda de un minuto de silencio en honor al cantante mexicano, haciendo imaginar que la presencia del Divo de Juárez se iba a tomar la noche, pero eso sólo se sintió tanto en el inicio como al cierre del show de la española.

Público de Isabel Pantoja

Su primer tema sobre el escenario fue "Del olvido al no me acuerdo", del disco que le escribió el ídolo azteca, para luego fusionarlo con "Se me olvido otra vez". El grito de "ídola, ídola" no esperó y rápidamente comenzó a bajar desde la galería al palco.

"Buenos días tristeza" de su disco "Se me enamora el alma" (1989) fue la segunda de la noche para luego seguir con "Hazme tuya una vez más", canción en que la teatralidad y sentimiento afloraron de la tonadillera en su máxima expresión. Pausa dramática y agradecimiento por "poder pisar, por primera vez en mi vida, la Quinta Vergara. Es un honor. Hoy puedo cantar, que es lo único que, hasta que Dios me lo quité, voy a seguir haciendo".

"Perdona si te hago llorar" sonó con algunos acoples que continuaron en "Te lo pido por favor", segundo tema dedicado a Juan Gabriel durante su presentación. "Qué voy a hacer contigo" encendió al público, que se le unió con las palmas y se hizo cargo del coro. También se dio tiempo de saludar a su familia que estaba viéndola en la Quinta Vergara. "Gracias Francisco Rivera por esta sorpresa", le indicó la española a su hijo que viajó a verla por primera vez fuera de España.

Isabel Pantoja / Agencia uno

Y cuando todo iba viento en popa, vino un episodio simplemente de antología. Tras interpretar sin banda una parte de la canción folclórica "Las dos puntas" como preámbulo de "Pasó tu tiempo", tema que los presentes escucharon atentos sentados en sus asientos, la española detuvo su show y disparó mirando al jurado: "Hay muchos sitios para hablar. No la primera fila y a un artista hay que respetarlo". El reto no se quedó ahí. Luego de elogiar a la actriz y cantante argentina Lali, sin mencionar su nombre, pero celebrando su actuación como monja en "Esperanza mía", volvió a repetir sus descargos. El público no dudo en apoyar el reclamo. Tanto así que hasta los animadores que se encontraban a un borde del escenario para hacer entrega de la Gaviota de Plata, volvieron tras bambalinas. ¿El responsable de tal enojo? Según el periodista Marcelo Arismendi, testigo presencial del hecho, fue Mario Domm y su constante conversación con el rostro de CNN, María Encarnación, quien hizo estallar a la Pantoja.

Luego del incidente, volvió la música con "Era mi vida él" y "Ven a mi otra vez"que antecedieron una entrega de Gaviotas pedida con euforia por el "monstruo". Emoción máxima para la diva, quien entre lagrimas reanudó su show con el tema que da nombre al disco que le dejó el Divo de Juárez, "Hasta que se apague el sol".

Isabel Pantoja / Agencia uno

A esta altura, el concierto de Pantoja comenzaba a recordar las antiguas presentaciones que se tomaban el Festival, que en su época de plena vigencia, parecían no tener fin. Pero la gran sorpresa ocurrió cuando la española interpretó "Inocente pobre amiga" de Jenni Rivera, mostrando un guiño del segmento flamenco que tiene su espectáculo en solitario que ya presentó en España. "Hasta que te conocí" y "Así fue" fueron las elegidas para tributar en el cierre a su amigo Juan Gabriel justo en momentos en que, en la Quinta, la sensación de que el famoso "monstruo", que había sido bien benevolente en los últimos años, empezaba a mostrar sus dientes.

[gallery ids="4940770,4940771,4940772"]

Y como un una forma de aplacar sus despertar, Rafael Araneda, Carola de Moras y la alcadesa Virginia Reginato le otorgaron la Gaviota de Platino a Isabel Pantoja, trofeo que sólo Luis Miguel había recibido en la historia de este certamen. "Voy a pedir permiso parar poner su nombre y el mio", dijo antes de cerrar su show con "Se me enamora el alma" ante una Quinta de pie y cantando a todo pulmón.

Su actuación no sólo fue aplaudida por los asistentes al Festival, sino que además batió récord en la sintonía de este 2017: Desde las 22:21 a las 00:54 horas, el show de la española promedio 39,1 puntos de rating con un peak de 46.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo