Lo mejor y peor de este Festival de Viña 2017

La versión 58 del evento hizo historia y dejó varias anécdotas que serán recordadas por años

Por Nicholas Townsend

Un nuevo Festival de Viña queda archivado en la larga historia y tradición que tiene el más grande evento musical de Latinoamérica.  Y 58ª versión, pese a lo bajo que fue su cartel en relación a versiones anteriores, lo seis días de fiesta dejaron muchos puntos altos y bajos a destacar.

Lo mejor

Es imposible empezar una evaluación con una situación que no sea otra que el rotundo triunfo de Mon Laferte en la Quinta Vergara. La cantante nacional radicada en México volvió a su ciudad natal para presentar todas las credenciales que la sitúan como el nombre más interesante de a música nacional. Lo que ocurrió en la noche de sábado quedará en la historia. Un monstruo que revivió y se hizo sentir como hace años no lo hacía poniendo en jaque la labor de los animadores y dificultando la continuación del certamen de cara a su cierre. "En ese momento yo sentí que el monstruo hacia algo maravilloso", dijo el director del evento, Alex Hernández, en la conferencia de prensa final del evento. Pese a que en el papel uno podía suponer que el gran número musical de la últia noche festivalera era J Balvin, el tiempo confirmó que la gente había pagado su entrara para ver a Norma Monserrat Bustamante Laferte.

El fortuito acierto en que se convirtió Maluma también destaca entre lo más interesante de esta versión del evento. Fichado hace casi un año, antes de su explosivo ascenso como el gran exponente del reggeatón mundial, la presencia del colombiano durante toda la semana despertó ese fanatismo extremo que hace tiempo no se tomaba el festival. Todo movimiento de Juan Luis Londoño Arias despertaba interés y movilizaba a sus seguidores, quienes buscaban alguna foto o gesto del cantante. Una vez arriba del escenario, Maluma realizó un espectacular, pero algo rellenado, show que dejó en claro que él era la gran estrella de Viña.

Agencia uno

Fue justo la velada en la que cantó la voz de "El perdedor" la que se convirtió en la mejor de las seis noches. Su show, más la gran rutina de Rodrigo Villegas, quien junto a Fabrizio Copano serán recordados como de las mejores presentaciones humorísticas que ha tenido Viña, y el sólido nuevo espectáculo de Américo configuraron una jornada festivalera de primer nivel.

Otra cosa a destacar es la labor de Chilevisión. El equipo liderado por Alex Hernández y Catalina Yudin, director y productora ejecutiva del evento, es una maquina aceitada y que sabe muy bien cómo hacer su trabajo. No solo eso, se la han jugado por darle su sello con detalles, como el material audiovisual que inicia cada jornada y show, que al hacer el balance final, han sido un aporte. Cabe mencionar el trabajo que han hecho con las competencias folclórica e internacional que poco a poco van adquiriendo más protagonismo y el acertado giro solidario de este año. "Cumplió las expectativas mucho más allá de lo que estábamos esperando", dijo Hernández. El rating semanal del Festival de Viña fue de 26,2 puntos (no definitivo). "Un ratingm uy bonito que nos brinda orgullo", agregó.

Lo peor

Tal como se había pronosticado, el débil cartel de esta edición del Festival de Viña se hizo sentir. Tanto que hasta el show de Isabel Pantoja, ninguna presentación daba la sensación de que el evento había comenzado. El debut de los Fabulosos Cadillacs solo será para la estadística, la velada romántica presentó a dos bandas que no tenían nada nuevo que mostrar y la noche anglo estuvo lejos de acercarse a sus predecesoras.

Era el llamado a contra restar el fenómeno Maluma y mostrar que él era la gran estrella mundial del reggeatón. Pero el debut de J Balvin en la Quinta Vergara no pasó de lo correcto, pese a tener más trayectoria que su compatriota, su show no pasó de lo correcto y estuvo lejos de eclipsar la omnipresencia de su compatriota.

Las rutinas de Chiqui Aguayo y Jaja Calderón fueron las más débiles de esta edición del Festival. El criticado guión de la humorista fue muy básico. Mientras que la presentación del comediante dejó la sensación de que si le hubiera tocado un público distinto, su suerte hubiera sido otra.

En vez de lo peor, muchas situaciones que ocurrieron durante estos 6 días en Viña del Mar serán anécdotas memorables.  El reto de Isabel Pantoja a Mario Domm durante su show, el respectivo descargo de la voz de Camila, el cambio de letras de la canción cubana de la competencia internacional y su posterior mensaje bíblico tras ser premiada por la organización y  los disturbios que interrumpieron a Rodrigo Villegas serán parte del folclore festivalero.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo