“Power Rangers” regresa y apela a la nostalgia de los 90

La película de superhéroes destaca por preservar los códigos de la serie original.

Por Ignacio Espinoza

Fue en 1993 cuando se estrenó en Estados Unidos “Mighty Morphin Power Rangers”. El programa fue un éxito a nivel mundial: llegó a ser el más visto en su país, salió al aire en más de 150 países y dos años después se filmó una película con la franquicia. Uno de los lugares donde llegó la serie fue Johannesburgo, Sudáfrica.

Ahí Dean Israelite gozó frente al televisor con la producción y hoy es el director de “Power Rangers”, el remake que cuenta de la historia de cinco jóvenes capaces de convertirse en superhéroes y defender la tierra.

“Lo que más recuerdo es cómo el programa te hacía sentir muy capaz. Cuando se anunció que este proyecto iba a replantear el programa, me entusiasmé muchísimo. Sabía que si podía captar lo que hacía sentir el original, sería una aventura increíble”, afirma el director quien respetó la mitología de la producción con la idea de entregar un bálsamo de nostalgia para la generación que creció en los 90.

“Estamos aquí gracias a los fans que han sostenido la serie 23 años. Es imperativo que ellos salgan de ver esta película sintiendo que hemos captado lo que les encanta –y nos encanta– de la serie”, afirma Israelite. Pero también hubo modificaciones en los regresos. En esta entrega, que se estrena el 23 de marzo, la villana Rita Repulsa (Elizabeth Banks) ahora es una temerosa guerrera, los patrulleros son de piedra y el secuaz Goldar dejó de ser el perro azul y es una real amenaza para la paz en la tierra.

Por el lado de los héroes los cambios son sustanciales. Si bien se respeta un grupo multiétnico, las complejidades de los personajes se enmarcan en temas que atañen a los adolescentes de hoy. Los protagonistas ya no son los ejemplos de Angel Grove –ciudad donde se relata la historia–, se ve el tema de la violencia escolar y  la presión que ejercen los padres sobre los hijos. Otro de los temas abordados va de la mano con el personaje de Tini  – el Ranger Amarillo interpretado por becky G–, que destaca por ser el primer superhéroe gay. Los maestros Zordon (Bryan Carston) y Alpha también aparecen en una versión 2.0 al igual que los famosos Zords –dinosaurios robotizados– con movimientos y peleas similares a lo visto en “Transformers”.

Pero el estreno de “Power Rangers” no es el único del semestre que apela a la nostalgia por los 90. Una tendencia utilizada en Hollywood con “T2 Trainspotting: La vida en el abismo” –secuela de la primera parte que llegó a las salas en 1996– mientras que este 30 de marzo llegará “La Bella y la Bestia”, cinta que toma como referencia la película animada de 1991.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo