"Madre": Daniela Ramírez apuesta por el miedo

La actriz protagoniza la primera cinta de Purgatorio, productora nacional dedicada al terror.

Por Ignacio Espinoza

Daniela Ramírez nunca lo había hecho antes. La actriz cuenta que, durante su carrera, jamás había experimentado el género del thriller psicológico y tampoco lo veía. Por eso cuando le ofrecieron protagonizar una cinta vinculada al terror quiso probar y, como el proyecto no era tan largo, aceptó incursionar en una travesía que hoy llega a los cines con el título de “Madre”.

La película fue dirigida por Aaron Burns y producida por Nicolás López y Miguel Ascensio. Los hombres detrás de la trilogía “Qué pena tu vida” crearon Purgatorio, productora destinada a desarrollar cintas de terror en español. Un género poco desarrollado en Chile, en el que destaca el trabajo de Jorge Olguín como uno de los principales exploradores. Un camino que Ramírez también cree que está poco pavimentado: “Chile no es un país que tenga fondos ámplios y donde haya una industria. Es más cine de autor y se validan un poco más las historias biográficas y un realismo que recurre a su historia”.

7.jpg

En la cinta, la actriz encarna a Diana Prieto, una joven que está embarazada mientras cuida a su primer hijo Martín (Matías Bassi), quien es autista. Pero la crianza del menor ha sido complicado para la protagonista por la poca comunicación que tiene con su hijo y el doble trabajo que debe realizar, ya que su marido Tomás (Cristóbal Tapia-Montt) pasa largos períodos en Asia por motivos de trabajo. “Es una mujer un poco asumida en su condición de mamá. Un poco frustrada. Tiene una clase acomodada y no tiene grandes problemas domésticos. Está un poquito asumida en el día a día y desesperada”, cuenta.

Pero la historia tendrá un giro con la llegada de Luz (Aida Jabolin), una mujer filipina que ayudará en las labores domésticas. Martín empieza a comportarse mejor, aunque Diana también tendrá sospechas de que la misteriosa allegada empiece a volver al niño en contra de la protagonista. Un historia que recorrerá los pasajes del thriller y los miedos. “Me parece muy atractivo cuando se logra, mi hijo, que está en toda la onda, lo disfruta y funciona” dice la actriz sobre las películas vinculadas al terror.

unnamed-3.jpg

Para construir el personaje Ramírez cuenta que vio “Tenemos que hablar con Kevin” (2011), cinta de suspenso además de conversar constantemente con Aaron Burns. “Traté de saber más sobre el terror en situación e intenté entender un poco más de que trata el autismo”, recuerda la actriz sobre el proceso, el que calificó como exigente. “Tienes que sugestionarte y pensar en cosas que no te ocurren nunca. También visitar los miedos y experiencias que no tienen ninguna relación. Pero lo pasé bien y también nos reíamos mucho con esa exacerbación. Al final el único miedo que no hay que tener es al ridículo”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo