Un Sting incombustible se alzó como el mejor show del año

Con set de 22 temas el ex The Police repasó lo mejor de su discografía incluyendo seis canciones de su más reciente álbum "57th & 9th". Todas las fotos de Jorge Sánchez Castillo.

Por Nicholas Townsend

Llevaba tan solo minutos diez minutos de show cuando Sting entona un "wooh" y el público reacciona eufórico. "¿Qué?", pregunta el ex The Police en su primera interacción con los asistentes durante su presentación, para luego seguir el coro inconfundible de "Englishman in New York", canción que desata el primer karaoke en el Movistar Arena. Antes, la bienvenida fue con "Synchronicity II" y "Spirits in a material world".

sting-2.jpg

Con un sonido impecable al ritmo del bajo de Sting, quién era flanqueado por dos guitarristas, apoyado en coros por su hijo Joe Sumner y su banda The Last Bandoleros, quiénes fueron los teloneros de la velada, y el metrónomo viviente Josh Freese (Devo, Nine inch nails y A perfecto circle) en la batería, el grupo era engranajes de perfectos tiempos y velocidades que en más de una vez sorprendieron con su ejecución (el arreglo más rockero al final de "Englishman in New York" y el control en "I hung my head" fueron algunas muestras de ello).

sting-22.jpg

La arena de Parque O'Higgins se volvió íntima, pese a estar toda su capacidad, con el suave coro de "Fieles of gold", canción en la que todos los instrumentos bajaron un par de decibeles para que la voz de Sting se luciera. La ovación lo volvió a su verdadera magnitud para recibir "Petrol head", una de las seis canciones de su más reciente álbum "57th & 9th" que fueron parte del show.

sting-26.jpg

Frente a un Movistar completamente silente, Sting interpretó "Shape of my hart", uno de los puntos altos del show por la sutileza en la batería de Freese y el crescendo que tuvo la canción hasta su final. "Message in bottle" desató la fiesta e incluso hizo que las personas que estaban en las localidades más cara del concierto se pusieran de pie.

sting-20.jpg

Lo mismo ocurrió con "So lonely" que junto a "Walking on the moon", "Desert rose" y "Roxanne" (que tuvo partes de "Ain't no sunshine"), combo que comenzaba a despedir el show. Para el cierre: "Next to you", "Every beath you take" y "Fragile". Una presentación sin puntos bajos, en las que Sting mostró que su voz está intacta y que su incombustible repertorio solo agarra más llama con sus canciones nuevas.

sting-5.jpg
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo