Alerta Máxima apuesta por su temporada más dramática

El programa de CHV regresa hoy a las 22:30

Por Ignacio Espinoza

Muertes por paros cardiorrespiratorios. Ayuda a víctimas  de "portonazos", reanimación a un hombre que fue herido bala y empatía con padres que sufren al ver a sus  bebés enfermos. Esos son algunos de los casos que se verán en la quinta temporada de “Alerta Máxima”, programa que regresa con un giro en el foco de las historias: apelará a la emotividad de los protagonistas.

Con exitosas temporadas previas,–los tres primeros ciclos promediaron entre 14,5 y 15,5 puntos de rating– la apuesta de CHV, que regresa esta noche en el horario prime, abordará otra institución. Si antes fueron Carabineros, Bomberos y Gendarmería, ahora la institución central de las historias será el Samu, servicio encargado de entregar atención pre hospitalaria a los pacientes. “Es un tema mucho más sensible. Tú estás  entre la vida y la muerte, entonces todo tiene que tener un cuidado especial. Por eso tratamos este programa desde los funcionarios y los paramédicos, los choferes y los reanimadores, no desde el punto de vista de los pacientes”, afirma Andrea Vargas, productora ejecutiva del programa.

Otra de las diferencias será que en esta ocasión el programa viajará a regiones. Arica, Iquique, Antofagasta y Chiloé son algunos de los lugares donde se verán las historias de los funcionarios. Una experiencia que valoraron desde la producción: “En Santiago es más difícil que en regiones, allá todo el mundo quiere participar. En la capital se ponen más histéricos con las cámaras”, agrega Vargas sobre la temporada que comenzó a grabarse desde noviembre del año pasado y que, en esta ocasión cambiará de conductor, Felipe Vidal reemplazará a Carlos López en la conducción. “Él también vivió un tema con el Samu. Necesitábamos darle un tema más emotivo”, cuenta la productora ejecutiva del espacio.

Pero el 2016 fue un año de contrastes para el programa. La cuarta temporada de “Alerta Máxima” fue uno de los puntales en la programación de CHV que, junto a “Manos al fuego” –ambos producidos por Andrea Vargas–, ayudaron a instalar al canal privado en la segunda posición con un promedio de 6,13 puntos de rating anual. Un hecho que se vio empañado por la sanción que impuso el CNTV contra el espacio de telerrealidad: recibió una multa de 300 UTM debido a una denuncia impuesta por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y que fue acogida por el Consejo Nacional de Televisión que sancionó a la producción por quebrantar el artículo 1 de la Ley 18.838 al vulnerar la dignidad de diversas personas privadas de libertad.

am

 

Desde la producción del canal también hablaron sobre la críticas que catalogan al programa de morboso. “Cuando la gente dice que es morboso no te puedo decir nada porque es lo que pasa. Uno no puede hacer un programa para que le guste a todo el mundo. Hasta el momento le ha gustado a la mayoría de la gente y esperamos que siga siendo así”, afirma Vargas y agradece al público que ve ha seguido el programa desde 2014. “Ojalá que sigamos así, creo que es una radiografía de lo que le pasa a los chilenos, algo cotidiano y cercano por qué es realidad” sostiene.

En el nuevo ciclo de “Alerta Máxima” no solo se verá drama junto a las emotivas historias de la gente que trabaja a bordo de las ambulancias. El programa también abordará casos que tienen humor, un detalle que también destacan en la producción. “ A todos nos pasan cosas chistosas a veces. No todo es tan grave", dice Vargas quien pretende seguir con el programa por más años.“ Siempre hay un mundo que descubrí en el formato de la telerrealidad y uno puede seguir explorando”, remata.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo