Alta seguridad y estruendosas fanáticas marcaron el show de Ariana Grande

La cantante realizó un show de poco menos de una hora en el que interpretó un cover para homenajear a las víctimas del atentado en Manchester.

Por Nicholas Townsend

El 22 de mayo de 2017, la vida de Ariana Grande cambió cuando su concierto en la ciudad de Manchester, Inglaterra, fue blanco de un ataque terrorista que mató a 22 personas y dejó un centenar de heridos. Pero la cantante se recuperó prontamente del duro golpe, que ella y su fanáticos recibieron, tratando de dar vuelta la página con un show benéfico el 24 de junio. Casi dos semanas después retomó su gira mundial en París, con un concierto que tuvo fuertes medidas de seguridad.

Algo de eso se vio acá en Chile, en la tercera fecha de su gira "Dangerous Woman" en Sudamérica. Desde el medio día que el Movistar Arena tuvo un operativo de seguridad que incluyó la inspección con perros policiales en el recinto del Parque O'Higgins. Refuerzos caninos que se seguían paseando por el estacionamiento de acceso por calle Beauchef poco más de una hora antes de que comenzará el show.

Pero eso poco importó a la joven fanaticada que agotó las de 12 mil quinientas entradas dispuestas y que a las 21:10 horas se manifestó con un ensordecedor grito cuando se apagaron las luces y un video inició una innecesariamente extensa cuenta regresiva. Quince minutos más tarde, Ariana Grande se subió al escenario junto a sus bailarines para interpretar "Be Alright".

Las medidas de seguridad dentro del recinto también se hicieron sentir. Un guardia sentado por pasillo de espalda al escenario se preocupaba de mantener despejado los accesos y se encargaba de volver a su lugar a las fanáticas que rompían filas para bailar. También cuidaba por que la gente no se subiera sobre las sillas dispuestas en el sector de cancha.

Sobre el escenario, Ariana Grande conjugó un show en el que sus bailarines, el juego de luces y material audiovisual hacían atractivo su montaje. Un buen ejemplo fue "Side to side", canción que dio inicio al tercer de cuatro actos cuyas transiciones le quitaban ritmo al show. El éxito que comparte con Jessie J "Bang bang", "Greedy", "Focus" y "I don't care" completaron el mejor tramo del concierto.

En cuanto al sonido, siempre pareció estar, tanto voz como banda, algo pesado y denso. Y eso, con la característica vocal de Ariana Grande se magnífica en un entrega poco limpia. "Moonlight" fue una de las canción en la que mejor se pudo apreciar su voz.

Pero fue con el cover "Over the rainwob", que tuvo como fondo un lazo negro en homenaje a las víctimas de Manchester, donde su voz explotó. Mientras que "Into you" fue la más coreada de la noche.

La segunda vez de Ariana Grande en Chile dejó un show de poco menos de una hora y media que dejó feliz a sus seguidores locales, pero que, al hilar fino, deja la sensación de que su voz merece más prolijidad en el sonido.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo