Viviana Rodríguez tomará la posta de la maldad tras el fin de "Amanda"

La actriz será una resentida madre adoptiva en "Verdades ocultas", la nueva teleserie de las 15 horas de Mega

Por Nicholas Townsend

El éxito programático de Mega no es novedad. Son tres años los que se ha mantenido en el liderazgo del rating anual el que en junio se anotó con el promedio mensual más alto de una década. Dentro de los pilares que apuntalan el éxito actual se encuentra “Amanda”. Con 22,4 puntos de rating el mes pasado, la ficción protagonizada por Daniela Ramírez es una de las producciones que más audiencia conquista, junto a “Perdona nuestros pecados” (28,4), en la señal del grupo Bethia.

También se ha anotado con varios récords como el de hace tres semanas cuando registró la más alta sintonía para la franja de las 15 horas obteniendo un peak de 28 puntos. Pero todos estos datos quedarán archivados en pocos días cuando la exitosa teleserie llegue a su fin y “Verdades ocultas” tome la desafiante posta programática. Estos registros tampoco son cifras que estén en conocimiento de Viviana Rodríguez. La actriz, cuya última teleserie en Mega fue “Sres. Papis”, compartirá pantalla con los roles protagónicos de Matias Oviedo, Camila Hirane, Carmen Zabala y Marcela Medel. “Estoy desenchufada de la televisión. Hago esto porque el programa me parece atractivo. Me gusta y me reencontrado con el formato”, cuenta.

El suyo no es un personaje menor, ya que tendrá que encarnar a María Luisa Guzmán, una mujer de clase alta que vela por su propio bienestar. Rodríguez será la madre adoptiva de Agustina Mackenna (Zabala), la hija que venderá el personaje de Marcela Medel a quien considerará su principal rival. "Es el antagónico con un resentimiento hacia su hija, la vida que le tocó y un rencor que guarda a su marido", adelanta la actriz. Pero ser la mala en esta historia pareciera ser un deasfío mayor, luego del impacto que ha causado Mateo Santa Cruz, el malvado personaje que construyó Ignacio Garmendia. Pero Viviana Rodríguez descarta la posibilidad de que ambos roles compitan. "Tienen otra línea, otra historia. El mio tiene más rela ción con la historia", explica, para luego dar algunos detalles generales del formato. "Es el clásico que tiene este horario que, me imagino, es lo que funciona. Es un melodrama que va cambiando y que uno siempre dice, 'chuta, cómo tanto'. Va dando vuelcos que van más rápido y que a uno como actor lo va pillando".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo