The Who y Guns n' Roses en Stgo Rock City: cómo envejecer

Ambos grupos fueron los protagonistas de la primera jornada del festival Stgo Rock City.

Por Nicholas Townsend
Jorge Sánchez Castillo
The Who y Guns n' Roses en Stgo Rock City: cómo envejecer

Dicen que las cosas buenas tardan en llegar. En este caso tardó mucho. La primera alarma de un posible debut de The Who en Chile vino a través de una declaración en una entrevista radial en Europa, la que aseguraba que el grupo británico visitaría Sudamérica. Un rumor que también tardó más de lo esperado en hacerse realidad debido a los problemas de locación que tuvo la productora, que llevaron al festival Stgo Rock City al estadio Monumental.

Roger Daltrey

Pese al accidentado camino a su realización, que tuvo como gran problema la cancelación de Aerosmith a tan solo días de su show, la primera jornada será recordada por el impecable presentación de The Who, la que desde su inicio con "I can't explain" hasta "Won't get fooled again", no tuvo puntos bajos. Un concierto que empezó unos minutos antes de lo anunciado, mientras el coliseo de Macul aún recibía gente que llegaba apurada. Un público que iba desde un joven acomodador de asientos, quién se tomaba la cabeza con cada himno de los británicos, hasta una octogenaria pareja, quienes bien abrigados y con tapones en los oídos se retiraron a paso lento cuando faltaba una canción para el fin del show.

"Esto no tiene nada que ver con nosotros", fueron las primeras palabras de Roger Daltrey, haciendo alusión a una extensión del escenario que terminó por apropiarse.

"I can't explain y "The seeker" fueron los temas con los que el vocalista se presentó a la fanaticada local. Mientras que Pete Townshend, sin decir palabra alguna, hizo lo mismo con su guitarra en "Who are you".

Cerca de un cuarto de hora le tomó a The Who hipnotizar a los presentes en Macul, recinto que ya comenzaba a llenar sus distintas localidades, para luego ser sacudidos con "My generation" y un Daltrey que ahorcaba el micrófono mientras realizaba su inmortal tartamudeo.

Pete Townshend

De ahí en más, el show no bajó nunca de intensidad. Con calidad, cercanía y un sonido impecable dieron cuenta de lo vigente que están como grupo, el que es uno de los pilares de la historia del rock, repasando su discografía. Destacaron "Behind blues eyes", "You better you bet" y "Love, reign O'er me".

Un show que solo iba en ascenso y que tuvo un intenso cierre que será recordado por muchos años. Sin fuegos artificiales, luces o apoyo visual, el grupo sacudió todos los sentidos "Won't get fooled again". Dejando muy alta la vara para Axl Rose, Slash y compañía.

Slash

Luego fue el turno de Guns n' Roses, grupo que en la década del noventa era conocido como la banda más peligrosa del mundo. Hoy, desde su reagrupación, hace casi un año y medio, es un tributo a si mismo. Con una batería importante de singles, los que siguen generando cierto escalofrío cuando Axl Rose exige su voz al máximo, el grupo desempolva actitud que se sustenta en la habilidad de Slash con su guitarra. Pirotecnia, petardos, luces y varios cambios de vestuarios de su vocalista apoyaban a un show que tuvo un sonido sucio en su inicio, pero que terminó afirmándose y cumpliendo con lo que realmente es: entretenimiento. Pero ese peligro que antes les era asignado ya no está. Eso no pareció importar a las 45 mil personas que llegaron hasta Macul.

Al final, dos bandas que han escrito varias páginas de la historia del rock, y que pese a compartir el no haber editado nada recientemente, han envejecido de formas muy distintas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo