Santiago a Mil instaura Día del Patrimonio del Teatro

Más de 60 salas abrirán sus puertas para que la gente conozca la trastienda de esta disciplina el 3 de enero

Por Nicholas Townsend

Ya son 25 ediciones las que tiene en su historia el Festival Internacional Santiago a Mil desde su creación en 1994, bajo el nombre de Teatro a Mil, a cargo de las productoras de teatro Carmen Romero y Evelyn Campbell, con la participación de Francisco Reyes y la colaboración de Alfredo Castro (Teatro La Memoria), Juan Carlos Zagal (ex La Troppa) y Mauricio Celedón (Teatro del Silencio). Con cerca 1.386 espectáculos presentados y 10.447.830 de espectadores congregados, este evento se ha consolidado y democratizado el teatro durante 25 años.

Por ello, y siempre con la idea de acercar esta disciplina a la gente, el festival celebrará por primera vez el Día del Patrimonio del Teatro este 3 de enero. Una iniciativa que abrirá más de 60 salas de teatro, centros culturales y espacios artísticos en todo el país con visitas guiadas para que la ciudadanía pueda internarse en sectores de estos espacios a los que habitualmente sólo tienen acceso los creadores y las compañías. Todo a cargo de los directores de las salas, actores, directores de teatro o personajes culturales relevantes de las comunas.

La idea nació a partir de lo que ha estado haciendo el Teatro Camilo Henríquez este año. En lugar, la directora de este espacio, la actriz Paulina Urrutia, buscó vincular más esta disciplina con los espectadores, tal como ocurría antiguamente. “Es la recuperación de los rituales que tiene el teatro. Un encuentro que hemos perdido”, cuenta a Publimetro la ex ministra de Michelle Bachelet. “En el Camilo Henríquez, después de unas funciones, empecé a contar un poco la historia del teatro y, en el fondo, invitar a la gente a los distintos espacios que tiene un teatro”, explica. Una iniciativa que Urrutia destaca por que es un gesto por recuperar una historia mediante una viaje del público a la perspectiva del artista. “El público descubre que la pega de los creadores es estar trabajando para los espectadores”, resalta.

Por esta razón es que el lugar del puntapié inicial del Día del Patrimonio del Teatro será el mismo Teatro Camilo Henríquez, lugar que, además de abrir sus puertas, mostrará la exposición fotográfica “Alfredo Castro y La Memoria”, a cargo del fotógrafo Juan Francisco Somalo que pondrá en relieve al desaparecido Teatro La Memoria y la obra de su impulsor. Por otra parte, en el marco de LAB Escénico 18, el actor ofrecerá una Clase Magistral llamada “Lo crudo / La piel / Lo cruel: La invención del tercer cuerpo” a las 12:00 horas. Un testimonio único y personal de Castro, quien luego de 35 años de haber actuado en teatro, cine y televisión, reflexiona acerca de qué es estar frente a una cámara y sobre un escenario.

La clase magistral de Alfredo Castro
“Es cómo un actor enfrenta una actuación”. Así define Alfredo Castro su clase magistral “Lo crudo / La piel / Lo cruel: La invención del tercer cuerpo”, que será parte del puntapié inicial del Día del Patrimonio del Teatro. “Es cómo uno se para frente a una cámara, al escenario y al público y qué es lo que ofrece el actor a éste. Cuál es su trabajo, bajo mi humilde punto de vista. Es una mirada muy personal. Un testimonio de lo que ha sido para mi estos 35 años de estar actuando”, agrega.

Un charla imperdible que ha sido presentada en el extranjero, la semana pasada, en la Universidad Nacional de México y también en los premios Fenix, que, además, tiene la carga de traer de regreso al destacado actor al lugar que lo vio debutar: el Teatro Camilo Henríquez. “En ese espacio, a los 21 años, yo hice mi primera obra en la vida profesionalmente. Con sueldo, con público… Fue mi primer trabajo en la vida”, recuerda sobre su primera vez sobre las tablas como parte del montaje “Equus”, la misma con la que el actor de la saga “Harry Potter,” Daniel Radcliffe, llamó la atención en Broadway.

“Se ha vuelto a montar harto porque es un texto muy importante. Es la persecución permanente del testimonio. Es una obra preciosa. Cuando la hice, el teatro me lanzó a mí como actor joven, fue mi primer premio de la vida. Fue muy lindo. Pienso montarla luego, siendo yo el psiquiatra ahora”, cuenta Castro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo