“Sapo”: la cinta inspirada en conocido periodista nacional y los medios de comunicación en la dictadura militar

El director Juan Pablo Ternicier reveló detalles del filme que tras ganar Sanfic debuta hoy en las salas de cine, retratando el rol de los medios de comunicación en la dictadura militar. “Es un secreto a voces que varios periodistas oficiaron como soplones”, afirma

Por Karen Cordovez

Con el cine chileno en boca de todo el mundo, gracias a “Una mujer fantástica”, un nuevo estreno local llega hoy a la cartelera. Se trata de “Sapo”, la nueva cinta de Juan Pablo Ternicier (“03:34 Terremoto en Chile”), quien, en conversación con Publimetro, reveló detalles de esta producción de época que retrata el rol que cumplieron varios profesionales de las comunicaciones durante la dictadura militar.

rg

“La película aborda la institución de los ‘sapos’, entendiéndola como una mala manera de movilidad social para algunos…, porque delatar personas, ocultar información, desinformar desde los medios, tergiversar y hacer un control de la información que se manejaba, lo que significaba también hacerle favores a la dictadura, podía transformarse en un plus para una carrera como periodista y así aparecer en los programas de televisión de la época”, comenta.

El filme estelarizado por Fernando Gómez Rovira, Loreto Aravena y Mario Horton ya tuvo un exitoso pre estreno en Sanfic, donde se quedó con el premio a Mejor Película en la competencia nacional gracias a su trama ambientada en los años 80 e inspirada en la labor que, de acuerdo al cineasta, habría llevado a cabo un conocido profesional de las comunicaciones.

“La película surgió por unos artículos del The Clinic, unos reportajes que decían que Pablo Honorato, periodista de Canal 13, era un ‘sapo’ en la época de la dictadura militar”, revela Ternicier, añadiendo que “en el fondo es su historia y la de muchos otros, como Julio López Blanco, Claudio Sánchez y varios ‘sapos’ que encontramos en otros ámbitos del quehacer público”.

El director no tiene reparos en ir de frente y tildar abiertamente de soplón al emblemático rostro que cubre Tribunales, pues asegura que “es un secreto a voces que varios periodistas, como él, oficiaron como soplones”.

De hecho, recuerda que “Sánchez ya fue juzgado por ello y hoy no está en televisión… Honorato, en cambio, se mantiene y nadie sabe por qué hay un canal que lo ampara, y nosotros no estamos de acuerdo con eso”.

erg

Haciendo una mirada del retrato que presenta el filme, Juan Pablo Ternicier califica de “terrible” que personajes como los que menciona, “que no tenían una ideología, no eran ni vencedores ni vencidos, ni torturados ni torturadores, colaboraran con el régimen siendo un ‘sapo’ para obtener una movilidad social, ya que en algún nivel constituía el carácter de los chilenos”.

A su entender, “todo ese individualismo que observamos se definió en esa época”, razón por la que asegura que “es importante mirar para atrás y poder contar lo que pasó, porque creemos que hasta el día de hoy es súper contingente lo que la película denuncia, no sólo por el nivel de los medios en el Chile actual, sino que también porque ese rasgo de la personalidad de los chilenos todavía es super poderoso e identificativo”.

Pese a la crítica del director, éste asegura que “no somos los encargados de juzgar a estas personas” y que su intención con la cinta es exponer varios hechos que acontecieron en el Chile de los años 80.  “Me interesa que la película se vea y que nos podamos reflejar en ella, acordarnos de momentos específicos que vivió el país y ponernos en un momento histórico súper claro, para así conectarnos con emociones transversales que escapan a ideologías políticas”, indica confiando en la buena recepción que tendrá esta nueva apuesta de cine chileno.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo