Los villanos siempre ganan: el show de Queens of the Stone Age en Chile

El conjunto estadounidense desató la locura ante 10 mil personas en su cuarto concierto en nuestro país

Por Publimetro

"The evil has landed" es uno de los temas insignes de la gira que ha movilizado a Queens of the Stone Age por el mundo en razón de su más reciente disco, "Villains", un álbum que aunque apaleado por cierto sector de la crítica, se ha ganado el corazón de sus miles de fans, en Chile y el mundo.

Y es que tiene un encanto propio heredado de la alabada colaboración de Josh Homme, vocalista de la banda, y el imprescindible Iggy Pop. Y para qué hablar de Mark Ronson, el creador de "Uptown Funk", el sencillo que le dio el salto de gloria a Bruno Mars y quien se encargó de moldear al quinteto a su imagen y semejanza.

Pero, ¿cuál es esta imagen y cuál es esta semejanza?

QOTSA Carlos Müller

El debut de QOTSA en Chile se produjo hace ocho años, en el extinto Maquinaria Festival, una fecha caracterizada, en parte, por su rudeza. Y aunque había excepciones, la tónica era la distorsión. Para aquél entonces su disco más reciente era "Era Vulgaris" (2007), considerado por algunos sitios como su obra más débil (aunque no por eso mala).

Su presencia en aquél Festival motivó que tres años después fueran otro de los platos del cartel del Lollapalooza 2013. Una oportunidad no desperdiciada, pero insuficiente pues se vio algo opacada por sus sucesores: Pearl Jam.

Un año después tendrían su revancha y el Movistar Arena los recibiría con los brazos abiertos en su primer show en solitario para la presentación de su aclamado "…Like Clockwork" (2013), donde Homme y compañía cautivaron el corazón de su audiencia con "My God is the Sun", "Kalopsia", entre otras.

Y así, cuatro años después, los californianos decidieron hacer una parada en el último país del mundo para entregarnos un mensaje obvio: siguen vivitos y coleando.

El show precedido por el chileno Alain Johannes comenzó pasadas las 21:30 con una introducción del clásico de los Skatt Bros, "Walk the night", un tema que nos deja entrever esa "imagen y semejanza" con la que Ronson moldeó el nuevo sonido de QOTSA, un poco más alejado de ese hard rock de los 90 y volviendo a las raíces del rock 'n' roll de Elvis Presley, con los bailes y movimientos que desde el inicio del show dejó ver Homme en "If I had a tail" y "Head like a haunted house".

A través de tonalidades rojas, azules y moradas, la banda desarrolló una atmósfera infernal, siempre imprimiendo el sello de los rockeros clásicos, chicos malos que disfrutan de una vida al límite. "Monsters in the parasol" y "My God is the sun" generaron la efervescencia suficiente como para que la marea humana de más de 10 mil personas se movieran de un lado para otros mientras Homme se escupía en la mano para deslizarla con mayor facilidad sobre el mástil de sus varias guitarras.

QOTSA Carlos Müller

"Feet don't fail me", uno de los sencillos de "Villains" otorgó las chances para que los fans bailaran mientras el vocalista esbozaba un español no tan precario como el de sus otros colegas que han pasado por el país.

El desorden se desató al medio tiempo con el clásico "No one knows", de su más famoso disco, "Songs for the deaf" (2002), que mostró los dotes de John Theodore como baterista, la más reciente incorporación del grupo que tuvo más de un minuto para solear con las percusiones mientras el frontman fumaba y observaba apegado a unos barrotes de luz diseñados especialmente para ser pateados por los miembros del grupo a lo largo de toda la presentación.

"The Evil has landed" fue la novena canción de un setlist balanceado de 20 pistas que hizo un recorrido por algunos de los mejores temas que el quinteto ha lanzado en su extensa carrera. El cansancio fue notorio al final de un concierto que se mantuvo en un peak constante y cuyos highlights estuvieron principalmente en la 13ª canción, "Make it with chu" y "A song for the deaf", tema con el que cerraron la noche.

La actitud y comodidad con la que Queens of the Stone Age se desenvolvió en el Movistar Arena ante un público que su frontman admitió "amar" fue esencial para ser un show memorable. Por otro lado, el sonido careció de la definición requerida para disfrutar temas como "Smooth Sailing" o "Hangin' Tree", canción co-escrita por Johannes quien tuvo la oportunidad de subir al escenario para interpretarla con el quinteto.

Alain Johannes Carlos Müller

También se echaron de menos aquellas canciones más íntimas de su álbum anterior. La parsimonia de "The vampyre of the time and memory" o la misma "…Like clockwork" hubieran sido bien recibidas como un respiro entre tanta "maldad".

Pero, más allá de los detalles técnicos, Queens of the Stone Age logró cimentar una vez más las bases de una relación con nuestro país que poco a poco da sus frutos. Se puede decir que, al menos esta vez, fue bueno que ganaran los malos.

por Fabián Escudero

QOTSA Carlos Müller
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo