Viña 2018: La mejor noche del Festival tuvo un Monstruo impaciente, a Kramer riéndose de todos y a la Quinta bailando con Jamiroquai

La tercera jornada ha sido la más sólida en lo que va del certamen viñamarino

Por Nicholas Townsend

Hubo varios elementos que hicieron de esta tercera noche de Festival, la mejor, hasta el momento, de su versión 2018. La transformación de la Quinta Vergara en una pista de baile a cargo de Jamiroquai, el exitoso retorno de Stefan Kramer y el oficio de Europe, fueron los pilares de una sólida velada.

Una que tuvo un protagonista más, que se encargó de cerrar el círculo virtuoso de esta jornada: el Monstruo. Pese a que la noche anglo se caracteriza por contar con una audiencia muy diferente a la del resto del certamen viñamarino, este jueves, en más de una oportunidad, decidió mostrar su garra.

Primero, cuando el show de Jay Kay y compañía llegó a su fin. El público no dejó de pifiar pidiendo el regreso de Jamiroquai. Un malestar que duró tres tandas comerciales, y que solo cesó cuando Kramer fue anunciado.

Luego, durante la competencia folclórica. Otra vez la calificación de Bolivia generó que los presentes en la Quinta hiciera evidente no estar de acuerdo con la nota que se le otorgó a la agrupación en competencia.

Una situación que se repitió a segundos de empezar la presentación de Europe. Al volver de la pausa publicitaria y antes de que Carola de Moras y Rafael Araneda salieran al escenario, el público comenzó a pifiar impaciente para apurar la presentación de los suecos. Pese a esto, el hecho de respetar y disfrutar la rutina de Kramer, hacen que este Monstruo se postule como el mejor que ha estado en la Quinta.

Sobre el escenario, pese a que Jay Kay no tiene los 25 años de cuándo publicó "Space cowboy", su gran condición de frontman armó una fiesta de principio a fin, con un sonido que estuvo a la altura de una sólida banda y el apoyo visual de las pantallas, el que, hasta ahora, ha sido el más atractivo de lo que va del certamen.

El segundo acto, a cargo de Stefan Kramer, inició bajo la incertidumbre de las pifias, pero terminó convirtiéndose en una de las mejores rutinas de humor en la historia del Festival. El peak de 46 puntos de rating, según datos de CHV, lo sustenta. El humorista e imitador no dudó en utilizar desde la alcaldesa al Bombo Fica para hacer reír.

Para el cierre, la tercera jornada destacó por presentar la mayor cantidad de público esperando por el último grupo de la jornada. Y Europe no decepcionó. Con un sólido show, fue el encargado de subir, aún más, la vara para la restantes noches.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo