Jesse & Joy trajo de regreso la balada romántica e hizo cantar a toda la Quinta

El dúo mexicano regreso a Viña tras cuatro años de ausencia con una exitosa y consagrados presentación

Por Nicholas Townsend

Había sido un Festival cargado al género urbano. Incluso, el gran exponente de la balada de esta versión 2018, Luis Fonsi, subió revoluciones para ajustarse a su nueva condición de artista bailable a partir de su éxito "Despacito".

Pero ayer por la noche, Jesse & Joy trajo de vuelta este estilo musical que por décadas reino sobre la Quinta Vergara. Una propuesta romántica más juvenil, que contó con el respaldo de un Monstruo más adolescente y familiar que el de las veladas anteriores.

Uno que desde temprano empezó a cantar los éxitos, como "No soy una de esas", "Ya no quiero", "Llorar", "Mi tesoro y "Llegaste tú", que sustentan los cuatro discos de estudio que ha publicado el dúo mexicano.

La previa de "Un besito más", canción que le da nombre a su último disco, tuvo un emotivo momento en el que Jesse Huerta recordó la primera vez del grupo en la Ciudad Jardín, pero, por sobre todo, la dura partida de su padre, quién había fallecido meses antes de su debut en la Quinta Vergara. "Miren hijos, un día los voy a ver a ustedes ahí cantando", contó que les decía su padre.

Visiblemente emocionada, Tirzah Joy dedicó el tema a los migrantes y aseguró que Chile era un ejemplo para el mundo.

Es que la menor de los hermanos Huerta es el conductor de emociones ente la banda y el público. De sonrisa fácil y delicada, saluda y se conecta con visualmente con el palco y tribuna. Es la que más se mueve por el escenario y a través de silencios, invita a la Quinta Vergara a que cante con ella. Un canto que se escuchó fuerte en "¡Corre!" Y que vino seguido de la ovación más fuerte de la noche.

Acto seguido, Rafael Araneda y Carola de Moras le entregaron la Gaviota de plata Jesse & Joy tras una cerca de una hora de show.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo