Aynara Eder denuncia que director de "Directo al Corazón" de "Bienvenidos" la llevó engañada a un motel

La modelo dio una entrevista al programa "The Lao" de Canal Vive, pero no fue emitida por "decisión editorial".

Por Mauricio Neira

Una denuncia con nombre y apellido emitió la modelo Aynara Eder. La modelo de 30 años, que se desempeña como panelista en el programa "The Lao" de Canal Vive, aprovechó la vitrina que tiene en el espacio para contar una fuerte experiencia que vivió años atrás.

Según Eder, Carlo Pontiggia, director de la sección "Directo al Corazón" de "Bienvenidos", la llevó engañada a un motel. Las declaraciones de la ex chica reality se emitirían la noche de este martes, pero no fueron mostradas por decisión editorial de la producción. "Según fuentes del canal VIVE, un importante personero de 'The Lao' recibió un llamado en tono de 'advertencia"", comenta Glamorama, agregando que "si se emitía la entrevista a Eder, habría duras acciones legales en contra del programa".

Pero el mencionado sitio tuvo acceso a la conversación y la transcribieron. de parte de Canal 13 no se han querido referir al tema y desmienten que sea alguien de la estación quien llamó para no emitir el programa.

Acá la entrevista, gracias a Glamorama:

Aynara Eder: “Yo, viendo todo esto que pasó con Herval, yo lo conocí a Herval. No tuve nunca ningún problema con él. Él siempre fue bien caballero. Lo conocí en las grabaciones de Soltera Otra Vez, en la uno y la dos.

“Pero lo que a mí me pasó fue con otro personaje de Canal 13. Él es el director de Directo al Corazón. No ven que en el matinal siempre hay historias de Directo al Corazón”

Juan Pablo Ibáñez: “Las del matinal, las historias amorosas”

Eder: “Las historias amorosas, claro. Yo grabé muchas veces con ellos cuando comencé con el tema de la actuación. Entonces pasa esto que de ‘ay, qué linda’, como súper bien, caballero. Pero llegó un día que me dijo ‘Aynara…’”

Ibáñez: “Que por lo demás, Aynara, permíteme interrumpirte, que es muy propio que le digan a Aynara que es linda… Es algo normal”

Eder: “Claro. Yo viendo esto, la semana pasada, el fin de semana, lo que pasó con Herval, se me prendió la ampolleta y yo dije ‘¿por qué nunca yo hice la denuncia de lo que me pasó a mí?’. Claro, cuando uno ve desde afuera el tema y dice ‘¿por qué no habló?’, ‘qué es tonta’, ‘¿por qué no dijo nada?’, y claro, porque hay un poquito de miedo”

Ibáñez: “Pero puntualmente, ¿qué fue el hecho?”

Eder: “Bueno, uno va buscar su pago mensual al canal, y una de las veces que yo fui, un mes equis a buscar mi pago, mi cheque, este tipo me dice ‘Aynara, conversemos, porque tengo que hablar contigo un proyecto’”

Ibáñez: “¿Qué tipo, nombre?”

Eder: “Carlos (Carlo) Pontiggia. Él es el director de las historias de Directo al Corazón, de Canal 13. Y bueno, voy a buscar el cheque. ‘Tenemos que conversar, porque tengo un proyecto y necesito que estés conmigo para este proyecto’. ‘Ah, bueno’, le dije yo. ‘¿Puedes almorzar?’. ‘Sí’. Me dijo ‘¿vienes en tu auto?’. Le digo que es mi auto. ‘¿Lo puedes dejar afuera?’. ‘Sí’.

“‘¿Almorzamos por acá?’. ‘No, por acá, por el canal, no. Conozco un lugar mejor’, me dijo. ‘¿Dónde?’. ‘No, por acá cerca, vamos, si tengo reserva’. ‘Ah, ya’. Dejé el auto afuera. Me subí a su auto y se empezó a alejar mucho”

Ibáñez: “Ya no era cerca”

Eder: “No, no era aquí cerca, como dijo él, no a la vuelta. Me dijo ‘vamos a almorzar’. ‘Pero ya nos estamos alejando mucho. ¿Para dónde vamos?’. Y se metió por Marín”

“¡Ah!”, gritan en el set.

Eder: “Y entra al motel más conocido”

Ibáñez: “Marín 014”

Eder: “Entra y, sin vergüenza, se estaciona. ‘Le digo ‘¿qué hacemos acá?’. Me dice ‘no poh, vamos a conversar…’ Y a mí justo me llama mi mamá por teléfono. Aprovecho la instancia y contesto. Él se baja como a anotarse, con la puerta abierta del auto, fue a registrarse.

“Y yo, en ese momento que él entró, saqué una foto al auto, la patente, y por el estacionamiento me empecé a ‘ábrame la puerta del portón’. ‘No’, me dijo, ‘usted no puede estar aquí’. Como que no se puede mostrar a clientes. ‘¡Me da lo mismo!’, le dije. ‘Me abre la puerta ahora o empiezo a gritar’. Me abre la puerta, yo salí corriendo, agarré un taxi y me fui.

“Y él, desesperado después, me escribía ‘discúlpame, perdóname, por favor, no digas nada’”

Ibáñez: “Por miedo a que tú divulgaras la información”

Eder: “Sí, nunca lo hice, de tonta”

Ibáñez: “Aynara, ¿qué edad tenías en ese momento?”

Eder: “Fue hace cuatro años atrás”

Ibáñez: “¿Eso es?”

Eder: “26 (años)”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo